lunes, 31 de diciembre de 2012

Feliz 2013


Que en cada uno de los 365 días de 2013, además de pan en tu mesa haya:


Un plato de sopa caliente, una fabada o lo que se acostumbre en tus lares.


Una fresca ensalada...


una carne jugosa...


un postre para endulzarte la vida.

Pero sobre todo mucho amor, salud y armonía familiar.

¡Feliz 2013!








martes, 18 de diciembre de 2012

Tapas para las fiestas

Tapas de ayer y hoy
Naumann & Göbel Verlagsgesellschaft mbH
ISBN: 978-3-625-00180-5

Recibir un regalo es muy lindo, que sea un libro es maravilloso, que el libro sea símbolo de una amistad nacida por los libros y el lugar en donde se recibe y abra sea un lugar tan emblemático como Casa Alberto es una experiencia tan invaluable como memorable. Imaginen, amigos invitados a esta Sobremesa, cómo me sentí al estar por primera vez de visita en Madrid, tener el enorme gusto de conocer personalmente a  queridas amigas blogueras: Carlota Bloom,  Lola del Corral y Lupita Mejorado y compartirlo con una hermana (que vive en Alemania) a la que hacía cuatro años no veía. Estaba feliz. Comencé a hojear el libro al calor de unas deliciosas cañas, en una tarde fría y lluviosa; Clemen y yo escuchábamos emocionadas a Carlota y a Lola hablar de la historia del sitio en el que nos encontrábamos, como primera parada en nuestro recorrido por el Barrio de las Letras, y experimentando la aventura de "ir de cañas" con amigas.

Hago un paréntesis para comentar que cuando formaba parte del equipo editorial de Suite101 se me hacía agua la boca escuchar que Eva Fontiveros (directora del sitio en español), redactores jefe y otros compañeros, después de la reunión de trabajo (a la que Veronique de Miguel, Mayra Cabrera y yo atendíamos virtualmente), se irían de cañas. Por fortuna, el primer día que estuvimos en Madrid, la adorable Eva nos presentó varios barrios céntricos de Madrid y algunos lugares deliciosos, en donde platicar con ella, recordar momentos agradables y otros difíciles en Suite, disfrutar variedad de tapas y unas que otras cañas hicieron de ese día de noviembre una fecha inolvidable.

En la introducción del libro se hace referencia al origen de las tapas. Una de las historias más difundidas y populares "atribuye la aparición de esta tradición a Alfonso X el Sabio (1221-1284), rey de Castilla y León. El monarca, tras superar un periodo delicado de salud durante el cual tuvo que tomar pequeños bocados entre horas acompañados de sorbos de vino, dispuso que en los mesones éste se sirviese siempre con algo de comer, para evitar así que el alcohol se subiese demasiado rápido a la cabeza. Esta historia, aunque simpática es bastante improbable". No sé a ustedes, amigos de la Sobremesa, pero esta historia me resulta interesante y, ciertamente, sabia. Comer y beber (con moderación, debo agregar) es una fórmula sabia, que permite disfrutar plenamente la compañía de los amigos y los placeres de la comida y la bebida.

El libro menciona otros orígenes, más creíbles, que involucran a los campesinos y al pueblo llano y, por supuesto, la influencia musulmana "ya que es bien conocido el hábito culinario norteafricano de compartir y degustar en compañía un surtido de platos diversos". Pero, qué duda cabe, el concepto de tapas está vinculado a las tabernas, y por tanto cuando "empezaron a extenderse se inició la edad de oro de las tapas. Las bebidas en jarras o vasos empezaron a servirse cubiertas con una rebanada de pan con jamón o queso. De ese modo, ni el polvo ni las moscas podían caer en el vaso y el disfrute del alcohol iba siempre asociado a algo para comer. A esta función originaria de 'tapa' deben su nombre estos pequeños bocados que hoy hacen las delicias de todo el mundo". Curioso que se diga que había que proteger las bebidas del polvo y las moscas, con alimentos que seguramente resultaban muy atractivos a los insectos y atraían como imanes al polvo. Pero si uno se encuentra copas con sus respectivas tapas como las de la imagen a quién le importaría si por ahí sobrevoló una mosca.

Las recetas están divididas en seis variedades de tapas: 1. Con huevo o masa; 2. De verduras y hortalizas; 3. Carnes rojas y blancas; 4. Con carne de ave; 5. Pescado y marisco; 6. Salsas, pan y queso.

Entre las primeras no pueden faltar empanadas, tortillas de patatas solas o con chorizo, espárragos, pimiento o espinacas ni huevos al plato, en sus múltiples versiones. Aceitunas, berenjenas, pimientos, papas y champiñones son ingredientes imprescindibles cuando de tapas se trata. Las patatas arrugadas, por ejemplo, son una delicia.

Tendré que preparar las recetas, quizá sustituyendo algunos ingredientes difíciles de encontrar en México (como es el caso de algunos pescados) y recordar tomar la foto antes de compartirlas con la familia y los amigos.

Por lo pronto, dejo una receta que sin duda podremos preparar en esta temporada navideña en la que el bacalao seco abunda en todos los mercados.
Bocaditos de bacalao 
Ingredientes para 4 raciones: 
250 g de bacalao seco con piel y sin espinas 
75 ml de aceite de oliva 
5 dientes de ajo 
1 guindilla (chile) roja 
1 huevo batido 
Preparación 
1. Deje desalar el pescado 24 horas en la nevera cubierto de agua, cambiando el agua dos o tres veces. Después escúrralo bien. 
2. Caliente el aceite a fuego lento en una cazuela. Pele los dientes de ajo, córtelos en láminas finas y rehóguelos en el aceite. Añada la guindilla y siga rehogando. 
3. Retire el ajo de la cazuela con una espumadera y resérvelo. Ponga el bacalao en el aceite con la cara de la piel hacia abajo y fríalo 3 minutos, moviendo con frecuencia para que la piel no se pegue. 
4. Fría el pescado por la otra cara del mismo modo. Añada una cucharada de agua y déjelo cocer tapado durante 15 minutos a fuego lento. Retire el bacalao y la guindilla de la cazuela y trocéelos. 
5. Caliente de nuevo el aceite. Bata el huevo con una batidora hasta que esté espumoso y, sin dejar de batir, vaya agregando poco a poco el aceite de la cazuela hasta que se forme una mayonesa. 
6. Distribuya la mayonesa por encima del pescado y sírvalo decorado con el ajo y la guindilla. 
¡Buen provecho!
Quiero agradecer a mis amigas Carlota y Lola por este regalo, al que pienso sacarle mucho jugo.

Por otro lado, debo agregar que cuando se trata de tapas (o botanas, como llamamos en México a las acompañantes de las bebidas), y de comida en general, es muy importante que los ingredientes seleccionados sean de calidad y la preparación (así sean unas rebanadas de jitomate fresco o deshidratado sobre un pan tostado y untado con ajo), se haga con gusto, pensando en que la comida tiene su propio lenguaje y que en los mensajes que podemos enviar y descifrar en cada platillo es fundamental descubrir la palabra amor.