miércoles, 11 de julio de 2012

¿Vas al supermercado o cuidas tu dinero?


Tortillas de tortillería recién hechas: $11.00 el kg.

Al principio de la campaña por la presidencia de México un periodista le preguntó a Enrique Peña Nieto si sabía cuál era el precio de la tortilla, a lo que contestó, con un gesto muy espontáneo: "no soy la señora de la casa... ha de estar entre siete y ocho pesos". Además de ignorar el precio de otros productos como el del kilo de carne de res (aunque mencionó que ese sí cuesta más, depende de dónde se compre y qué carne sea) y el de un refresco de tamaño normal (hay que tener en cuenta que México es uno de los principales consumidores en el mundo de refrescos), tampoco supo cuál es el monto del salario mínimo.

No imagino lo que hubiera contestado cualquier persona interrogada sobre el asunto. Tal vez una ama de casa o un trabajador, que percibe un salario mínimo o menos, tampoco habría sabido con exactitud qué responder. Pero el entrevistado no era cualquier persona, y tampoco fue cuestionado al azar, se trataba de alguien que debería haber hecho la tarea antes de la entrevista y mucho antes de aceptar la candidatura. El desconocimiento de asuntos tan aparentemente nimios refleja el poco interés por el pueblo por parte de quien pretende gobernar un país con tantos y graves contrastes. Que se ignoren y subestimen las condiciones que enfrentan diariamente millones de mexicanos, que deben hacer milagros para que estirar el gasto, da una idea de para quién se desea gobernar.
A diez días de la elección y del anunciado triunfo del citado candidato, de manera prematura y precipitada por parte del presidente del Instituto Federal Electoral y avalado por el presidente de la república, no se han hecho esperar las denuncias de todo tipo de irregularidades y delitos electorales, entre ellos la compra de votos.
La compra de votos no es una práctica nueva en nuestro sistema democrático, se ha hecho tradicionalmente con despensas, materiales de construcción, objetos varios como cosméticos y paraguas.
Pero ahora, acorde con los tiempos que corren, se han sumado instrumentos financieros como tarjetas prepagadas de teléfono y monederos electrónicos para comprar "lo que se quiera" en tiendas departamentales. El caso más sonado es el de Soriana, aunque también circulan videos que presentan a Bodega Aurrerá como otra empresa beneficiaria de este trato comercial.
La gente ha respondido de diferentes maneras a este escándalo, desde la indiferencia, al argumentar que una empresa tiene el derecho de atender las necesidades de sus clientes hasta la realización de manifestaciones frente a las tiendas Soriana y la propuesta de boicotear tanto a esta cadena como a las principales marcas que se publicitan en los canales del duopolio televisivo.

En la página electrónica de Soriana podemos leer textos que hablan de su visión y misión, así como de la filosofía y los valores que rigen el quehacer de los colaboradores (no los denominan trabajadores ¿por qué será, señores que trabajan la reforma laboral?). Llama la atención un apartado denominado "Las once de don Paco", en donde se leen los puntos que uno de los fundadores, Don Francisco Martín Borque (Don Paco), instituyó como "compromisos que todo colaborador debe cumplir para lograr los objetivos" de la empresa. Entre ellos es interesante resaltar:
5 No aceptaremos regalos provenientes de clientes y proveedores.
6 No ofreceremos dinero o regalos para obtener favores.
7 Deberemos reportar actividades ilegales.
8 Cuidaremos en todo momento la imagen de la empresa dentro y fuera de ella.
La Jornada de hoy publica en primera plana una declaración del candidato:
Peña Nieto respondió a Calderón que la presunta compra de voluntades por el PRI con tarjetas de las tiendas Soriana es un montaje, una mentira y una afirmación sin sustento, sin prueba alguna; infundios absolutos, (que) parecieran convertirse en verdad y engañan o generan confusión y duda en varios, entre ellos el jefe del Ejecutivo federal.
Mientras se resuelve la situación poselectoral, con el Sorianagate y otras trampas y que han dejado muy mal parado a México en materia de democracia, transparencia, legalidad y legitimidad, los mexicanos tenemos que comer, ojalá todos tengan alimentos para llevar a su mesa y compartir con sus familias.

¿En dónde comprar los alimentos? ¿Ya está arraigada la costumbre de hacer el súper? ¿No nos queda más remedio que comprar en supermercados aunque estén vinculados a delitos electorales? ¿Será cierto que los mercados populares ya no satisfacen las necesidades de los consumidores?

Los supermercados continuarán creciendo y expandiéndose por todo el territorio nacional (generando empleo pero también sacando del mercado a los pequeños comercios como tortillerías, panaderías, tiendas de abarrotes, etc.), sus ofertas seguirán siendo el gancho para que la gente surta ahí su despensa y adquiera, vía crédito o sistemas de apartado, productos que no pensaba comprar. Pero valdría la pena comparar precios que ofrecen las grandes cadenas con los de los mercados. Sé que existen algunos inconvenientes de los mercados como que su horario es limitado (entre siete de la mañana y seis de la tarde) y que los marchantes no aceptan tarjetas de débito, crédito ni vales empresariales. Pero ofrecen ventajas: sus precios son más bajos en frutas y verduras, además de que los productos son más frescos (no han sido congelados) y de mejor calidad, sobre todo las carnes (pollo, pescado, mariscos, res, cerdo).

A partir de información publicada hoy, 11 de julio de 2012, en Quién es quién en los precios, herramienta en línea de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) elaboré una tabla para comparar los precios de algunos alimentos de consumo común. Debido a que este programa ofrece información de supermercados, farmacias y algunos establecimientos como tortillerías pero no de mercados populares, en la cuarta columna incluí el resultado de un sondeo que realicé hoy por la tarde en el mercado más cercano a casa, en la delegación Benito Juárez. Estoy segura de que en esta demarcación hay mercados que ofrecen precios más bajos todavía, como el de Portales, así como habrá otros con precios más altos. Considero que es pertinente realizar el ejercicio de comparación y decidir de la manera mejor informada qué conviene más: ir al súper a comprar hasta lo que no necesitamos o adquirir los comestibles en el mercado.

Producto
Precio mínimo
Precio máximo
Precio mercado
Aceite Capullo
33.00
33.95
30.00
Kg aguacate
34.95
46.90
De 38.00 a 44.00
Kg calabaza
15.70
21.50
12.00
Kg cebolla blanca
8.95
12.90
12.00
Kg brócoli
16.45
19.90
14.00
Elote (pieza)
4.75
5.80
5.00
Kg champiñones
38.90
54.90
40.00
Kg jitomate bola
19.50
22.40
18.00
Kg jitomate saladette
17.50
22.90
18.00
Kg papa blanca
14.95
21.90
De 16.00 a 18.00
Naranja Veracruz
13.90
13.90
10.00
Kg pimiento morrón verde
17.50
25.90
25.00
Kg zanahoria
9.90
11.50
12.00
Kg pechuga de pollo sin hueso
51.21
69.50
59.00
Kg pierna de pollo
39.90
48.90
39.00
Kg pollo entero
24.21
39.00
29.00
Kg bistec de diezmillo o espaldilla de res
99.40
99.40
100.00
Kg carne para asar
78.21
99.40
100.00
Kg filete de res
239.40
299.00
180.00
Kg hígado de res
27.90
32.31
30.00
Kg milanesa de ternera
117.90
129.00
No la venden
Kg retazo con hueso
53.91
69.00
65.00
Kg chuleta de cerdo
59.00
79.95
66.00
Kg carne molida de cerdo
53.91
72.90
66.00
Kg milanesa de cerdo
47.90
74.50
66.00
Leche pasteurizada entera, light, parcialmente descremada
$12.40
12.40
13.00
Kg queso Cotija
82.80
109.00
88.00
Kg queso Oaxaca (diferentes marcas)
106.90
126.40
80.00
Kg queso panela
93.40
122.00
88.00
Kg queso tipo manchego o Gouda
110.00
155.00
100.00
Kg jamón
55.00
156.00
140.00
Kg pechuga de pavo
128.00
146.00
136.00
Kg salchicha (diferentes marcas)
29.90
79.90
40.00
Kg arroz (empacado)
13.95
20.73
17.00
Kg frijol (empacado)
23.50
40.90
De 26.00 a 36.00
Kg lenteja (empacada)
22.80
34.00
24.00
Huevo (18 piezas)
23.90
34.90
26.00 (Kg)
Bolillo (pieza)
1.10
1.50
1.10
Kg Tortilla
8.90
11.90
11.00




No hay comentarios: