jueves, 10 de mayo de 2012

Pastel de zanahoria para el día de las madres




Hace unos días preparé este pastel de zanahoria. Olvidé tomar la foto antes de partirlo, de manera que ofrezco disculpas por compartir un pastel a medias, aunque la receta va completa.

Iba a esperar a volver a hacerlo pero al ver las fotos vino a mi mente la importancia de la vajilla, fue uno de los regalos de boda de mi mamá, hace ya casi treinta y un años. Es un juego de cuarenta y dos piezas, para seis personas, y de no ser por dos tazas desorejadas y el platón pastelero que se me rompió está casi completa. No es para el diario, pero la hemos usado mucho en comidas o cenas especiales.

A mi mamá le encantaban las vajillas. Siempre que podía compraba una que pasaba a ser la "elegante", la de fiesta, que exhibía orgullosa en una vitrina, mientras las anteriores, mermadas, pasaban al gabinete en donde convivían soperas, platos, platitos, platones, tazas y tazones de las que iban quedando incompletas.

En una ocasión, durante un viaje que hizo a San Antonio (Texas) se enamoró de una hermosísima vajilla. Como no tenía ni los dólares suficientes para comprarla de contado ni la posibilidad de traerla, pues tendría que haber pagado un dineral por exceso de equipaje, optó por el sistema de apartado y pagarla poco a poco. Creo que tardó más de un año en pagarla y otro tanto para que un tío la trajera. Cuando llegó fue un día de fiesta, pero curiosamente no la usamos, mamá deseaba estrenarla para celebrar un gran acontecimiento.

Esa gran ocasión nunca llegó, no obstante que motivos de celebración, según yo, no faltaron, como cada uno de los días de las madres, los cumpleaños de ella y de ocho hijos, dos que tres peticiones de mano, el ingreso a la universidad de algunos de nosotros, el nacimiento de los primeros nietos, la primera visita de mi hermana que vive en Alemania... En fin, la vajilla nunca la estrenó mi mamá y así se mantiene.

Pastel de zanahoria

Ingredientes para el pan

2 ½ tazas de zanahoria cruda rallada
2 tazas de harina
100 g de nueces tostadas y picadas
2 ½ cucharaditas de polvo de hornear (Royal)
½ cucharadita de sal
1 ½ cucharadita de canela en polvo
4 huevos grandes
1 ½ taza de azúcar
1 taza de aceite vegetal (no de oliva)
2 cucharaditas de vainilla
Ralladura de un limón

Ingredientes para la cubierta
60 g de mantequilla a temperatura ambiente
225 g de queso crema a temperatura ambiente
1 ½ tazas de azúcar glass
1 cucharadita de vainilla
1 cucharadita de ralladura de limón

Preparación del pan

En un tazón batir los huevos (en batidora), agregar gradualmente el azúcar y seguir batiendo durante cinco minutos o hasta que la mezcla adquiera un color amarillo claro. Verter el aceite, sin dejar de batir. A esta mezcla se incorpora, con una espátula, poco a poco la harina mezclada con el polvo de hornear, la sal y la canela. Por último se agrega la zanahoria rallada, las nueces, la vainilla y la ralladura de limón.
Verter la mezcla en dos moldes para hornear, engrasados y enharinados. Es buena idea engrasar los moldes y colocar papel encerado en el fondo para desmoldar fácilmente. Hornear (en horno precalentado) por media hora a 180 ºC. Dejar enfriar y desmoldar.
Cubrir la superficie de uno de los pasteles con poco menos de la mitad de la cubierta, colocar el otro pastel encima y cubrirlo totalmente. Puede adornarse con nuez picada, con cerezas verdes o con pequeñas zanahorias hechas con una pequeña porción de la crema de la cubierta coloreada con colores vegetales.

Preparación de la cubierta
Mezclar con ayuda de la batidora eléctrica la mantequilla y el queso crema, agregar poco a poco el azúcar glass, cuando se tenga una mezcla tersa agregar la ralladura de limón y la vainilla.



2 comentarios:

marylu57 dijo...

Me parece que está buenísimo éste pastel y la cubierta me encanta, lo probaré, saludos

María Eugenia dijo...

Gracias por tu visita y comentario. De verdad que queda muy rico. La cubierta quedaría bien para cualquier otro pastel, ayer lo preparé y le agregué el jugo del limón y quedó mucho más rica.
Un abrazo.