lunes, 31 de diciembre de 2012

Feliz 2013


Que en cada uno de los 365 días de 2013, además de pan en tu mesa haya:


Un plato de sopa caliente, una fabada o lo que se acostumbre en tus lares.


Una fresca ensalada...


una carne jugosa...


un postre para endulzarte la vida.

Pero sobre todo mucho amor, salud y armonía familiar.

¡Feliz 2013!








martes, 18 de diciembre de 2012

Tapas para las fiestas

Tapas de ayer y hoy
Naumann & Göbel Verlagsgesellschaft mbH
ISBN: 978-3-625-00180-5

Recibir un regalo es muy lindo, que sea un libro es maravilloso, que el libro sea símbolo de una amistad nacida por los libros y el lugar en donde se recibe y abra sea un lugar tan emblemático como Casa Alberto es una experiencia tan invaluable como memorable. Imaginen, amigos invitados a esta Sobremesa, cómo me sentí al estar por primera vez de visita en Madrid, tener el enorme gusto de conocer personalmente a  queridas amigas blogueras: Carlota Bloom,  Lola del Corral y Lupita Mejorado y compartirlo con una hermana (que vive en Alemania) a la que hacía cuatro años no veía. Estaba feliz. Comencé a hojear el libro al calor de unas deliciosas cañas, en una tarde fría y lluviosa; Clemen y yo escuchábamos emocionadas a Carlota y a Lola hablar de la historia del sitio en el que nos encontrábamos, como primera parada en nuestro recorrido por el Barrio de las Letras, y experimentando la aventura de "ir de cañas" con amigas.

Hago un paréntesis para comentar que cuando formaba parte del equipo editorial de Suite101 se me hacía agua la boca escuchar que Eva Fontiveros (directora del sitio en español), redactores jefe y otros compañeros, después de la reunión de trabajo (a la que Veronique de Miguel, Mayra Cabrera y yo atendíamos virtualmente), se irían de cañas. Por fortuna, el primer día que estuvimos en Madrid, la adorable Eva nos presentó varios barrios céntricos de Madrid y algunos lugares deliciosos, en donde platicar con ella, recordar momentos agradables y otros difíciles en Suite, disfrutar variedad de tapas y unas que otras cañas hicieron de ese día de noviembre una fecha inolvidable.

En la introducción del libro se hace referencia al origen de las tapas. Una de las historias más difundidas y populares "atribuye la aparición de esta tradición a Alfonso X el Sabio (1221-1284), rey de Castilla y León. El monarca, tras superar un periodo delicado de salud durante el cual tuvo que tomar pequeños bocados entre horas acompañados de sorbos de vino, dispuso que en los mesones éste se sirviese siempre con algo de comer, para evitar así que el alcohol se subiese demasiado rápido a la cabeza. Esta historia, aunque simpática es bastante improbable". No sé a ustedes, amigos de la Sobremesa, pero esta historia me resulta interesante y, ciertamente, sabia. Comer y beber (con moderación, debo agregar) es una fórmula sabia, que permite disfrutar plenamente la compañía de los amigos y los placeres de la comida y la bebida.

El libro menciona otros orígenes, más creíbles, que involucran a los campesinos y al pueblo llano y, por supuesto, la influencia musulmana "ya que es bien conocido el hábito culinario norteafricano de compartir y degustar en compañía un surtido de platos diversos". Pero, qué duda cabe, el concepto de tapas está vinculado a las tabernas, y por tanto cuando "empezaron a extenderse se inició la edad de oro de las tapas. Las bebidas en jarras o vasos empezaron a servirse cubiertas con una rebanada de pan con jamón o queso. De ese modo, ni el polvo ni las moscas podían caer en el vaso y el disfrute del alcohol iba siempre asociado a algo para comer. A esta función originaria de 'tapa' deben su nombre estos pequeños bocados que hoy hacen las delicias de todo el mundo". Curioso que se diga que había que proteger las bebidas del polvo y las moscas, con alimentos que seguramente resultaban muy atractivos a los insectos y atraían como imanes al polvo. Pero si uno se encuentra copas con sus respectivas tapas como las de la imagen a quién le importaría si por ahí sobrevoló una mosca.

Las recetas están divididas en seis variedades de tapas: 1. Con huevo o masa; 2. De verduras y hortalizas; 3. Carnes rojas y blancas; 4. Con carne de ave; 5. Pescado y marisco; 6. Salsas, pan y queso.

Entre las primeras no pueden faltar empanadas, tortillas de patatas solas o con chorizo, espárragos, pimiento o espinacas ni huevos al plato, en sus múltiples versiones. Aceitunas, berenjenas, pimientos, papas y champiñones son ingredientes imprescindibles cuando de tapas se trata. Las patatas arrugadas, por ejemplo, son una delicia.

Tendré que preparar las recetas, quizá sustituyendo algunos ingredientes difíciles de encontrar en México (como es el caso de algunos pescados) y recordar tomar la foto antes de compartirlas con la familia y los amigos.

Por lo pronto, dejo una receta que sin duda podremos preparar en esta temporada navideña en la que el bacalao seco abunda en todos los mercados.
Bocaditos de bacalao 
Ingredientes para 4 raciones: 
250 g de bacalao seco con piel y sin espinas 
75 ml de aceite de oliva 
5 dientes de ajo 
1 guindilla (chile) roja 
1 huevo batido 
Preparación 
1. Deje desalar el pescado 24 horas en la nevera cubierto de agua, cambiando el agua dos o tres veces. Después escúrralo bien. 
2. Caliente el aceite a fuego lento en una cazuela. Pele los dientes de ajo, córtelos en láminas finas y rehóguelos en el aceite. Añada la guindilla y siga rehogando. 
3. Retire el ajo de la cazuela con una espumadera y resérvelo. Ponga el bacalao en el aceite con la cara de la piel hacia abajo y fríalo 3 minutos, moviendo con frecuencia para que la piel no se pegue. 
4. Fría el pescado por la otra cara del mismo modo. Añada una cucharada de agua y déjelo cocer tapado durante 15 minutos a fuego lento. Retire el bacalao y la guindilla de la cazuela y trocéelos. 
5. Caliente de nuevo el aceite. Bata el huevo con una batidora hasta que esté espumoso y, sin dejar de batir, vaya agregando poco a poco el aceite de la cazuela hasta que se forme una mayonesa. 
6. Distribuya la mayonesa por encima del pescado y sírvalo decorado con el ajo y la guindilla. 
¡Buen provecho!
Quiero agradecer a mis amigas Carlota y Lola por este regalo, al que pienso sacarle mucho jugo.

Por otro lado, debo agregar que cuando se trata de tapas (o botanas, como llamamos en México a las acompañantes de las bebidas), y de comida en general, es muy importante que los ingredientes seleccionados sean de calidad y la preparación (así sean unas rebanadas de jitomate fresco o deshidratado sobre un pan tostado y untado con ajo), se haga con gusto, pensando en que la comida tiene su propio lenguaje y que en los mensajes que podemos enviar y descifrar en cada platillo es fundamental descubrir la palabra amor.


sábado, 29 de septiembre de 2012

Día Internacional del Maíz

Maíz mexicano

Aunque desde hace algunos años se celebra el Día Internacional del Maíz el 29 de septiembre, día en que inicia la cosecha de la milpa, para el mexicano todos los días son días del maíz. El maíz es y ha sido la base de la alimentación de un pueblo identificado con este cereal desde hace miles de años, es decir, antes de que los agricultores y domesticadores de esta planta supieran que algún día se les conocería como pertenecientes a pueblos prehispánicos, antes de que se inventara el proceso de nixtamalización esos pueblos ya consumían el maíz y habían generado una cultura a partir y en torno a él.

Además de la tortilla, con la que se hacen maravillas gastronómicas y milagros de sobrevivencia cotidiana, el maíz es el ingrediente fundamental para otro platillo que es reflejo de la creatividad: el tamal, o mejor dicho, los tamales.
Tamales hechos en casa

Siempre ha habido vendedores ambulantes de comida, pero ahora con la mayor agudización de las crisis que enfrenta el país (desempleo, pobreza, falta de oportunidades educativas) proliferan por las mañanas y las noches los triciclos que transitan por las ciudades pregonando, con la voz gangosa grabada en casete, cd o mp3: "hay tamales calientitos...". Quienes salen temprano de casa y no tuvieron tiempo de desayunar encuentran en las afueras de las panaderías y otros establecimientos comerciales los botes de tamales de chile, de dulce y de manteca o los oaxaqueños o chiapanecos o de alguna otra región, sobre un anafre de carbón para mantenerlos calientes. Los tamales esponjosos, envueltos en hojas de maíz o compactos y un poco más grasosos, envueltos en hojas de plátano, se deben comer con las manos, según apunta el investigador José Iturriaga, en su obra La cultura del antojito
Los tamales deben comerse sin plato y por supuesto sin cubiertos. Su hoja, ya abierta, hace el plato, y cierto manipuleo a dos manos por fuera de la propia hoja permite irle dando mordiscos cuidadosos (porque debe estar bien caliente).
Que estén bien calientitos es condición indispensable y son muy apreciados en las mañanas o noches frías. Pueden comerse solos o dentro de un bolillo o telera, torta muy capitalina que recibe el nombre de "guajolota". El acompañamiento tradicional es el atole, aunque por aquello de la "dieta", es preferible hacerlo con café.

Es una tragedia que miles de años de cultivo del maíz, de obtener de la milpa sustento e identidad, no signifiquen nada para quienes han puesto en riesgo no sólo al campo mexicano sino la salud y el futuro del maíz y sus consumidores. Acerca del peligro que significa cultivar y consumir maíz transgénico, comparto un fragmento del reportaje de Elizabeth Velasco C, publicado en el diario La Jornada:
En el Día Internacional del Maíz que se celebra este sábado, organizaciones campesinas, de derechos humanos, ambientalistas y otras realizarán diversos actos de protesta en el país, para denunciar la autorización por parte del actual gobierno de más de 160 permisos de siembra experimental en fase pre-comercial piloto de maíz transgénico, así como la aprobación a Monsanto de dos permisos para sembrar ese grano modificado genéticamente en el norte del país.
Dichas plantaciones se harán en dos predios de Sinaloa con visos de concretarse en diciembre próximo, pese a que son decisiones que causarán la contaminación de decenas de razas y variedades de maíz nativo e híbrido convencional de México.
Así lo dieron a conocer Martín Velázquez, de Comunidades Campesinas y Urbanas Solidarias de la Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos (Comcamsa-Amap); Cati Marielle, del Grupo de Estudios Ambientales (GEA); Rosario Cobo, del Instituto Maya; Octavio Rocha, de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA), y Pedro del Rosario Hernández, secretario general del Sindicato de Trabajadores del INCA Rural (STINCA), integrados en el movimiento denominado Campaña nacional sin maíz no hay país.
Precisaron que de la denuncia pasarán a la exigencia de que se impulsen políticas públicas que garanticen la soberanía alimentaria nacional con proyectos alternativos e incluyentes que fortalezcan la producción campesina en el país y no solamente intereses de trasnacionales en las que están involucrados funcionarios del equipo de Felipe Calderón, entre ellos el secretario de Economía, Bruno Ferrari, quien fue presidente y director general de Seminis Vegetable, empresa que se transformó en parte de Monsanto Seeds, con la cual se comprometió la siembra de más de un millón de hectáreas en Tamaulipas, antes de que concluya este sexenio. Además que la Secretaría de Salud ha dado diversos permisos para importar maíz modificado genéticamente. (Seguir leyendo).
¿De qué manera están blindados quienes toman decisiones ecocidas, qué garantías tendrán para imaginar que el destino y la justicia no los alcanzará?


martes, 18 de septiembre de 2012

Cochinita pibil para las fiestas


La fiesta de los mexicanos, el 15 de septiembre, no tiene por qué saber a lo mismo cada año. El pozole (en alguna de sus deliciosas versiones) es el platillo tradicional para la mayoría de los capitalinos, aunque los chiles en nogada compiten con fuerza en estas fiestas patrias.

Para cenar con la familia en esta ocasión opté por preparar cochinita pibil, platillo emblemático de la cocina yucateca, en la que ingredientes locales como el achiote se combinan con otros universales, como el cerdo, para dar como resultado un platillo muy colorido, de sabor fuerte y textura suave que puede comerse solo o acompañado con arroz blanco y frijoles de la olla o refritos. Las tortillas de maíz calientitas son imprescindibles para taquear o rellenas con frijoles refritos para preparar los típicos panuchos. Con una cerveza yucateca, una copa de vino tinto o un vaso de agua de horchata la cochinita pibil nos traslada a la blanca Mérida, cuna de una de las más ricas y variadas cocinas de México.

Los sabores cotidianos de México adquieren en día de fiesta un toque especial. Dedicar tiempo extra para compartir con la familia nuevas experiencias dentro de la cocina vale la pena cuando al degustar los platillos llueven las felicitaciones a quienes cocinaron con amor. 

Ingredientes
1½ kg de cabeza de lomo de cerdo
1 kg de pierna o espaldilla con costilla de cerdo
200 g de achiote en pasta
8 naranjas agrias (si no se consiguen, usar de las que encuentres en el mercado)
½ taza de vinagre blanco
2 hojas de plátano
1 cucharadita de orégano molido
½ cucharadita de comino molido
1 cucharadita de canela
2 dientes de ajo
½ cebolla blanca
2 cebollas moradas, rebanadas
2 chiles habaneros, rebanados y sin semillas
3 limones (jugo)
100 ml de vinagre blanco
Pizca de orégano
Sal (la necesaria)

Preparación
Licuar el achiote con el jugo de naranja, el vinagre, el ajo, la cebolla, sal y las especias. Bañar con esta salsa la carne y dejarla  marinar toda la noche en el refrigerador.

Exponer al fuego directo las hojas de plátano hasta que cambien de color a un verde intenso y brillante. Forrar con ellas una charola honda para horno, de manera que sobresalgan para envolver la carne (reservar la salsa en que se marinó), cubrir con papel aluminio y hornear por una hora o hasta que la cochinita esté tan suave que se deshebre fácilmente (también se puede cocinar en olla exprés, con lo que se ahorra gas y tiempo).

En una cazuela o cacerola freír en la mantequilla la salsa sobrante, agregar la carne deshebrada y cocinar por 10 minutos.

Para preparar la imprescindible cebolla morada, se mezcla la cebolla con el chile habanero (es muy picante, por lo que sugiero preparar una parte sin chile), el jugo de limón, el vinagre, el orégano molido y sal al gusto (olvidé fotografiar el limón).

Nada como la cochinita recalentada para regalarse una torta para el almuerzo.

Torta de cochinita para el recalentado


lunes, 27 de agosto de 2012

De huevos y política

 
Huevos divorciados

El huevo es un alimento básico en la cocina mexicana porque, además de que era relativamente barato y accesible es fuente de proteínas y otros nutrimentos, porque puede ser el ingrediente principal de platillos o elemento prácticamente indispensable para rebozar, capear, ligar, esponjar, dar textura, aprovechar de manera creativa los sobrantes y hacer rendir ingredientes.

La presencia del huevo en la cocina tradicional mexicana es evidente en el desayuno. Vale la pena mencionar que los nutriólogos recomiendan consumir solamente tres huevos completos a la semana, aunque no hay límite si se trata de claras. En este tiempo de comida (dentro y fuera de casa) pueden disfrutarse desde pasados por agua (tibios o cocidos) hasta en complicadas preparaciones, como los benedictinos, pasando por los rancheros, divorciados, estrellados con chilaquiles, revueltos, a la mexicana, tirados (veracruzanos), norteños (machaca con huevo), los muy yucatecos motuleños; con jamón, tocino, chorizo, ejotes, rajas; en forma de tortilla española, florentina o de omelets variados, con o sin queso, con cilantro, perejil, orégano, espinacas, champiñones, calabacitas, berenjenas o con lo que se tenga en el refrigerador o la despensa.



Receta de huevos motuleños (platillo sabio, Profeco)



Receta de huevo poché, del delicioso blog El cocinero fiel

Pero el huevo no sólo es parte del desayuno. Entre los platillos de comida mexicana tradicional, cada vez más ausentes de la comida casera pero que es posible disfrutar en fondas y restaurantes que sirven comida corrida, sobresalen los chiles rellenos, las tortas de papa, calabaza, brócoli, coliflor, huauzontle y cualquier vegetal de temporada, así como de carne de pollo o res deshebrada. Generalmente estas preparaciones incluyen queso Cotija, panela, de cabra, Oaxaca, doble crema u otro que resista el calor y no se salga de la tortita. Van capeadas o mezcladas en el huevo, batido a punto de turrón (al final se incorporan las yemas), fritas y servidas con salsas de jitomate, tomate verde, guajillo u otros chiles o adobos.


Receta de huauzontles capeados, platillo sabio, Profeco

Por supuesto que no hay que olvidar la repostería. Natillas, flanes, panqués, pasteles, cremas, merengues, galletas y muchos más, en los que la cantidad de huevos enteros, yemas o claras son determinantes.


Un problema político: el aumento del precio del huevo

Que si el consumo de huevo hace tanto daño -debido al alto contenido de colesterol de la yema-, como fumar; que si el huevo no es el único alimento que puede consumirse en el desayuno; que ya superamos la época en la que una alimentación recomendable incluía leche, carne y huevo. Estos y otros argumentos están circulando ahora que el precio de este alimento básico se ha ido a las nubes. Desde principios de julio, coincidiendo con las elecciones, un brote de gripe aviar, el aumento de precios a nivel mundial por el cambio climático (no se dice nada de la especulación en los mercados) y  los gasolinazos el precio del huevo se disparó de forma alarmante: de 14 a 46 pesos el kilo (el salario mínimo promedio está en 60 pesos), aunque hay reportes de que en algunos lugares se vende a 70 y aun a más de 120 pesos el kilo. Claro una cosa es que lo quieran vender a ese precio y otra que la gente lo compre.

Por cierto, cabe mencionar que en los supermercados y tiendas de conveniencia el huevo se vende en paquetes de 12, 18 y 30 piezas, por lo que resulta un tanto confuso el asunto del precio, sobre todo, porque algunos empaques, como los de Bachoco, no ofrecen huevos de tamaño y peso similar. De acuerdo con información de Profeco, publicada en el diario digital Animal Político (me sorprende un poco, sólo un poco, que en el sitio Quién es quién en los precios, recientemente no se ha reportado el precio de este producto), se dice que el paquete de 12 huevos blancos (menos de un kilo) se vende a un máximo de 28 pesos. ¡Qué oferta!

Mientras algunos políticos recomiendan dejar de consumir huevo y de esa manera cuidar la salud (como si de veras les preocupara), otros, como el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, señala que "los altos precios del huevo y el pollo son reversibles y en las próximas semanas la inflación deberá estar por debajo del 4%, además, el exsecretario de Hacienda comentó que México está bien preparado para navegar en aguas turbulentas si se agudiza la crisis financiera en Europa". No falta quien aprovecha la situación para atraerse la simpatía de las mayorías desposeídas, de los habitantes de colonias populares, en donde se oferta el huevo, según ellos, a precio bajo. Así, el Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard informaba en Twitter: "Hoy trailer de huevo a 20 pesos en Tlalpan" (creo que con 140 caracteres podría haber sido más específico, pero la gente entendía que en ese tráiler vendían el kilo de huevo a 20 pesos), al que la gente llegaba, hacía largas colas (como en épocas y lugares en donde se raciona la comida) para llevar su tesoro a casa. Lo peor es que ahora que se "estabilice" el precio quedará muy por encima de lo que hace apenas dos meses lo comprábamos, pero gracias a la magia de algunos medios esto se verá como un logro del gobierno en su lucha contra la especulación de los comerciantes.



miércoles, 15 de agosto de 2012

Centenario del nacimiento de Julia Child

Doodle de Google para conmemorar el centenario del nacimiento
de Julia Child

Enorme homenaje rinden los Estados Unidos de América a Julia Child en el centenario de su nacimiento. Sin duda, el doodle que Google creó para la ocasión dice mucho de la importancia que tiene esta mujer nacida en  Pasadena el 15 de agosto de 1912 y quien murió dos días antes de cumplir 92 años, en Montecito, California. En Wikipedia se dice que "fue una cocinera, escritora y presentadora estadounidense responsable de la introducción de la cocina francesa en Estados Unidos".



Diversos medios de comunicación han publicado reportajes sobre Julia Child, entre ellos, El Informador, que señala que: "Menús especiales en cien restaurantes de Estados Unidos, una nueva biografía y una retrospectiva televisiva son algunas de las actividades que marcan el centenario de una mujer cuyo primer libro, "Mastering the Art of French Cooking" (Perfeccionando el arte de la cocina francesa), se convirtió en un apoyo imprescindible para varias generaciones".

El homenaje incluye una magna exposición en The Smithsonian, Museo Nacional de Historia Estadounidense, en la que se recrea el ambiente donde desarrollaba y adaptaba las recetas de la cocina francesa.

Paradójicamente esta celebración se da en el marco de problemas graves de salud relacionados con la alimentación del pueblo estadounidense (y de los que han adoptado su patrón de consumo, como el mexicano) y la crisis alimentaria que enfrenta el mundo debido a factores climáticos, económicos, políticos y de una terrible distorsión de prioridades, como dedicar buena parte de alimentos a la generación de biocombustibles, según señala la FAO: "Para evitar una crisis alimentaria y un alza pronunciada de los precios de la comida en todo el mundo, Estados Unidos debería reducir o suspender temporalmente el mandato del gobierno según el cual el 40% del maíz se destina a la producción de biocombustibles".

El legado cultural de Julia Child seguramente es muy valioso, tan valioso como el de miles de personas que dedican tiempo y recursos a la preservación, investigación y divulgación (como Cristina Barros y Marco Buenrostro, con su Itacate semanal y Antonio del Olmo, en su Escuela culinaria Del Olmo) y a los millones que preparan platillos de la cocina tradicional regional para la comida diaria y de celebraciones especiales para disfrutar en familia, lejos de la pantalla de televisión.

Supe de Julia Child por la película Julie and Julia. Confieso que como soy poco tolerante a las voces chillonas me costó mucho trabajo terminar de verla; probablemente no hubiera sido fan de su programa (como sí lo soy de The two fat ladies, Jamie Oliver y del Cocinero fiel de haber tenido acceso a él (como ahora tenemos oportunidad de ver la gran variedad de programas que se transmiten en canales especializados en gastronomía). Sin embargo, esta Sobremesa se une a la celebración de este centenario con mucho sabor.



miércoles, 11 de julio de 2012

¿Vas al supermercado o cuidas tu dinero?


Tortillas de tortillería recién hechas: $11.00 el kg.

Al principio de la campaña por la presidencia de México un periodista le preguntó a Enrique Peña Nieto si sabía cuál era el precio de la tortilla, a lo que contestó, con un gesto muy espontáneo: "no soy la señora de la casa... ha de estar entre siete y ocho pesos". Además de ignorar el precio de otros productos como el del kilo de carne de res (aunque mencionó que ese sí cuesta más, depende de dónde se compre y qué carne sea) y el de un refresco de tamaño normal (hay que tener en cuenta que México es uno de los principales consumidores en el mundo de refrescos), tampoco supo cuál es el monto del salario mínimo.

No imagino lo que hubiera contestado cualquier persona interrogada sobre el asunto. Tal vez una ama de casa o un trabajador, que percibe un salario mínimo o menos, tampoco habría sabido con exactitud qué responder. Pero el entrevistado no era cualquier persona, y tampoco fue cuestionado al azar, se trataba de alguien que debería haber hecho la tarea antes de la entrevista y mucho antes de aceptar la candidatura. El desconocimiento de asuntos tan aparentemente nimios refleja el poco interés por el pueblo por parte de quien pretende gobernar un país con tantos y graves contrastes. Que se ignoren y subestimen las condiciones que enfrentan diariamente millones de mexicanos, que deben hacer milagros para que estirar el gasto, da una idea de para quién se desea gobernar.
A diez días de la elección y del anunciado triunfo del citado candidato, de manera prematura y precipitada por parte del presidente del Instituto Federal Electoral y avalado por el presidente de la república, no se han hecho esperar las denuncias de todo tipo de irregularidades y delitos electorales, entre ellos la compra de votos.
La compra de votos no es una práctica nueva en nuestro sistema democrático, se ha hecho tradicionalmente con despensas, materiales de construcción, objetos varios como cosméticos y paraguas.
Pero ahora, acorde con los tiempos que corren, se han sumado instrumentos financieros como tarjetas prepagadas de teléfono y monederos electrónicos para comprar "lo que se quiera" en tiendas departamentales. El caso más sonado es el de Soriana, aunque también circulan videos que presentan a Bodega Aurrerá como otra empresa beneficiaria de este trato comercial.
La gente ha respondido de diferentes maneras a este escándalo, desde la indiferencia, al argumentar que una empresa tiene el derecho de atender las necesidades de sus clientes hasta la realización de manifestaciones frente a las tiendas Soriana y la propuesta de boicotear tanto a esta cadena como a las principales marcas que se publicitan en los canales del duopolio televisivo.

En la página electrónica de Soriana podemos leer textos que hablan de su visión y misión, así como de la filosofía y los valores que rigen el quehacer de los colaboradores (no los denominan trabajadores ¿por qué será, señores que trabajan la reforma laboral?). Llama la atención un apartado denominado "Las once de don Paco", en donde se leen los puntos que uno de los fundadores, Don Francisco Martín Borque (Don Paco), instituyó como "compromisos que todo colaborador debe cumplir para lograr los objetivos" de la empresa. Entre ellos es interesante resaltar:
5 No aceptaremos regalos provenientes de clientes y proveedores.
6 No ofreceremos dinero o regalos para obtener favores.
7 Deberemos reportar actividades ilegales.
8 Cuidaremos en todo momento la imagen de la empresa dentro y fuera de ella.
La Jornada de hoy publica en primera plana una declaración del candidato:
Peña Nieto respondió a Calderón que la presunta compra de voluntades por el PRI con tarjetas de las tiendas Soriana es un montaje, una mentira y una afirmación sin sustento, sin prueba alguna; infundios absolutos, (que) parecieran convertirse en verdad y engañan o generan confusión y duda en varios, entre ellos el jefe del Ejecutivo federal.
Mientras se resuelve la situación poselectoral, con el Sorianagate y otras trampas y que han dejado muy mal parado a México en materia de democracia, transparencia, legalidad y legitimidad, los mexicanos tenemos que comer, ojalá todos tengan alimentos para llevar a su mesa y compartir con sus familias.

¿En dónde comprar los alimentos? ¿Ya está arraigada la costumbre de hacer el súper? ¿No nos queda más remedio que comprar en supermercados aunque estén vinculados a delitos electorales? ¿Será cierto que los mercados populares ya no satisfacen las necesidades de los consumidores?

Los supermercados continuarán creciendo y expandiéndose por todo el territorio nacional (generando empleo pero también sacando del mercado a los pequeños comercios como tortillerías, panaderías, tiendas de abarrotes, etc.), sus ofertas seguirán siendo el gancho para que la gente surta ahí su despensa y adquiera, vía crédito o sistemas de apartado, productos que no pensaba comprar. Pero valdría la pena comparar precios que ofrecen las grandes cadenas con los de los mercados. Sé que existen algunos inconvenientes de los mercados como que su horario es limitado (entre siete de la mañana y seis de la tarde) y que los marchantes no aceptan tarjetas de débito, crédito ni vales empresariales. Pero ofrecen ventajas: sus precios son más bajos en frutas y verduras, además de que los productos son más frescos (no han sido congelados) y de mejor calidad, sobre todo las carnes (pollo, pescado, mariscos, res, cerdo).

A partir de información publicada hoy, 11 de julio de 2012, en Quién es quién en los precios, herramienta en línea de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) elaboré una tabla para comparar los precios de algunos alimentos de consumo común. Debido a que este programa ofrece información de supermercados, farmacias y algunos establecimientos como tortillerías pero no de mercados populares, en la cuarta columna incluí el resultado de un sondeo que realicé hoy por la tarde en el mercado más cercano a casa, en la delegación Benito Juárez. Estoy segura de que en esta demarcación hay mercados que ofrecen precios más bajos todavía, como el de Portales, así como habrá otros con precios más altos. Considero que es pertinente realizar el ejercicio de comparación y decidir de la manera mejor informada qué conviene más: ir al súper a comprar hasta lo que no necesitamos o adquirir los comestibles en el mercado.

Producto
Precio mínimo
Precio máximo
Precio mercado
Aceite Capullo
33.00
33.95
30.00
Kg aguacate
34.95
46.90
De 38.00 a 44.00
Kg calabaza
15.70
21.50
12.00
Kg cebolla blanca
8.95
12.90
12.00
Kg brócoli
16.45
19.90
14.00
Elote (pieza)
4.75
5.80
5.00
Kg champiñones
38.90
54.90
40.00
Kg jitomate bola
19.50
22.40
18.00
Kg jitomate saladette
17.50
22.90
18.00
Kg papa blanca
14.95
21.90
De 16.00 a 18.00
Naranja Veracruz
13.90
13.90
10.00
Kg pimiento morrón verde
17.50
25.90
25.00
Kg zanahoria
9.90
11.50
12.00
Kg pechuga de pollo sin hueso
51.21
69.50
59.00
Kg pierna de pollo
39.90
48.90
39.00
Kg pollo entero
24.21
39.00
29.00
Kg bistec de diezmillo o espaldilla de res
99.40
99.40
100.00
Kg carne para asar
78.21
99.40
100.00
Kg filete de res
239.40
299.00
180.00
Kg hígado de res
27.90
32.31
30.00
Kg milanesa de ternera
117.90
129.00
No la venden
Kg retazo con hueso
53.91
69.00
65.00
Kg chuleta de cerdo
59.00
79.95
66.00
Kg carne molida de cerdo
53.91
72.90
66.00
Kg milanesa de cerdo
47.90
74.50
66.00
Leche pasteurizada entera, light, parcialmente descremada
$12.40
12.40
13.00
Kg queso Cotija
82.80
109.00
88.00
Kg queso Oaxaca (diferentes marcas)
106.90
126.40
80.00
Kg queso panela
93.40
122.00
88.00
Kg queso tipo manchego o Gouda
110.00
155.00
100.00
Kg jamón
55.00
156.00
140.00
Kg pechuga de pavo
128.00
146.00
136.00
Kg salchicha (diferentes marcas)
29.90
79.90
40.00
Kg arroz (empacado)
13.95
20.73
17.00
Kg frijol (empacado)
23.50
40.90
De 26.00 a 36.00
Kg lenteja (empacada)
22.80
34.00
24.00
Huevo (18 piezas)
23.90
34.90
26.00 (Kg)
Bolillo (pieza)
1.10
1.50
1.10
Kg Tortilla
8.90
11.90
11.00