sábado, 5 de marzo de 2011

Capirotada, el postre de cuaresma

 Capirotada de Sanborns

Entre los platillos tradicionales de cuaresma, la capirotada es el postre por antonomasia. En general yo disfruto la que prepara mi hermana Maye, quien por cierto es la mejor cocinera de la familia. Mi mamá la preparaba no tanto por la tradición de temporada sino porque era una forma de aprovechar el pan frío, con el que por cierto, cuando no lo usaba para empanizar o  para hacer sopa de pan, era más común que lo convirtiera en un delicioso pudín de pan.

Existen muchísimas recetas de capirotada, algunas de las cuales llevan plátano y otras frutas, así como mayor variedad de frutos secos. A mí me gusta la más sencilla y de preferencia que el pan se mantenga crocante.
 
Ingredientes:

4 bolillos (pan francés) cortados en rebanadas
Mantequilla (la necesaria para untar las rebanadas de pan)
2 tazas de agua
2 panelas o conos de piloncillo
1 rama de canela
3 clavos de olor
1/2 taza de cacahuates sin sal
1/2 taza de pasas
1 taza de queso añejo desmoronado

Preparación:
Hervir a fuego lento el piloncillo con la canela y los clavos en las 2 tazas de agua, durante 45 minutos o una hora, hasta formar una miel dorada.
Colocar las rebanadas de pan, untadas con mantequilla por ambos lados, en una charola y hornearlas a 180 grados centígrados, hasta que estén doradas.
En una cazuela engrasada con mantequilla se van formando capas con rebanadas de pan, pasas, cacahuates y queso. Bañar todo con la miel y cocinar en baño María por media hora para que se suavice un poco el pan.

Capirotada o Brotauflauf mit Nüssen

Como curiosidad, a continuación incluyo la receta en alemán de la capirotada, tomada del libro Mexickanisch kochen, de Cornelia Adam, publicado por Gräfe und Unzer, que me regaló mi hermana Clemen, en la que se pueden observar interesantes variaciones, como el uso de pan de caja, azúcar en lugar de piloncillo, la inclusión de 1/8 de litro de leche a la miel, así como queso mozarella en lugar del añejo.




No hay comentarios: