martes, 18 de enero de 2011

Pizza casera y bollitos rellenos de queso

Pizza de queso tipo manchego, salchicha ahumada, pimiento verde y cebolla

Para un fin de semana en que no se quiere salir a comer a un restaurante, ni comprar comida preparada pero tampoco se desea pasar mucho tiempo en la cocina, nada como preparar una pizza. Lo ideal es que varios miembros de la familia echen una mano (picando los ingredientes, amasando, rallando el queso o preparando la salsa), para que realmente se cumpla la condición de comida rápida, deliciosa y al gusto de todos.

El domingo experimenté con una masa que me quedó buenísima, ligera, de muy buen sabor y suave.

Como días antes tenía la intención de probar la receta del Roscón de Reyes, que me traje de la página wevos fritos, tenía en la despensa levadura (en polvo). De manera que me inspiré y preparé mi versión de "masa madre", para después incorporarla a los ingredientes de la masa de pizza.

Ojalá a los amigos de la Sobremesa se les antoje y experimenten, estoy segura de que no se van a arrepentir.

Ingredientes para la "masa madre"

1/4 de taza de leche tibia
2 sobres de levadura, de 11 g cada uno (En casa tenía de la marca Tradi-Pan)
1 cucharadita de azúcar
100 g de harina

Preparación
Disolver la levadura en la leche tibia, a la que se le agregó el azúcar, incorporar el harina y formar una bola (tal vez sea necesario agregar un poco más de harina) que se deja leudar por diez o quince minutos, en un recipiente cubierto con una servilleta limpia.

Ingredientes para la masa para pizza

1 kg de harina
1/4 de taza de aceite de oliva
1 cucharada de sal
4 tazas de agua tibia
Pimienta, ajo y cebolla en polvo, al gusto

Preparación

Formar una corona con la harina en la mesa de amasar y agregar en el centro el aceite, la sal, los sazonadores y la "masa madre"; comenzar a mezclar, agregando el agua poco a poco, hasta que la masa se desprenda de las manos, debe quedar elástica. Formar una bola y dejarla reposar unos quince minutos. No va a aumentar mucho el tamaño, pero estará lista para armar la pizza.

Dividir en cuatro partes la masa, extender con ayuda de un rodillo o simplemente a mano y colocar cada una sobre la charola en la que se vaya a hornear. Proceder a salsearla (salsa preparada con jitomate, cebolla, ajo, condimentada con sal y pimienta) y agregarle los ingredientes disponibles o los que se hayan elegido, como cebolla y pimiento fresco, aceitunas y palmitos, carnes frías y queso. Se hornea a 200 ºC por 15 minutos.

Bollitos rellenos de queso azul

Debido a que me sentía muy orgullosa de la masa, tomé una parte y la convertí en estos bollitos, a los que les pusimos queso azul en el centro, barnizamos con leche y espolvoreamos ajonjolí. En 15 minutos, a una temperatura de 180 ºC, quedaron listos para la foto. El lunes por la noche los recalentamos en el horno eléctrico y estaban suaves y deliciosos.

Fotografías: María Eugenia Mendoza

4 comentarios:

Bego dijo...

Como decimos aquí: Se me cae la baba solo de verlos.
En un momento cruzo el charco y me como uno...

Anónimo dijo...

¿Debemos emplear aceite de oliva normal o un virgen extra?

María Eugenia dijo...

Por lo visto, aquí y en China decimos igual.
Te esperamos con la mesa puesta.
Un abrazo.

María Eugenia dijo...

Anónimo:
Mil disculpas por no haber contestado antes, pero este comentario se quedó volando en el ciberespacio y lo acabo de rescatar.
En realidad yo la preparé con aceite de oliva normal. El extra virgen mejor para la ensalada que acompañe a la pizza.
Gracias por tu comentario.