domingo, 21 de noviembre de 2010

"Tortas de Navidad"

Tortitas de navidad

En 1989, poco después de la primera presentación del libro Como agua para chocolate, de Laura Esquivel, tuve oportunidad de entrevistarla en el programa radiofónico "Oscilaciones", que se transmitía en Radio Red, cuando todavía pertenecía a Radioprogramas de México. Desgraciadamente no cuento ni con la grabación de la emisión ni con fotografías, aunque sí con el libro, edición especial para la prensa, del cual se tiraron 400 ejemplares. Guardo en la memoria la amabilidad de Laura desde la primera llamada telefónica que le hice para invitarla y durante la entrevista, que fluyó de manera natural y sencilla, platicando detalles sobre la trama, el papel de la gastronomía en su carrera y algo sobre sus planes en el terreno de las letras.

No estoy segura si a Laura le comenté la sensación que tuve cuando leí el primer capítulo e imaginé el sabor de las "Tortas de Navidad", creo que sí puesto que me impresionó cómo los sabores de la sardina y el chorizo juntos vinieron a mi mente como si alguna vez ya hubiese probado esta extraña preparación.

Ese fin de año, mi amiga Marilú Torrescano, también compañera de la radiodifusora, me animó a que las preparáramos. Nos reunimos en casa para hacerlo y quedaron ricas. No preparamos muchas, quizá unas veinte. Años después, cuando inicié en Radio Mil el programa ¡Buen provecho!, en septiembre de 1994, busqué a Laura para que fuera mi primera invitada, pero desafortunadamente se encontraba en Nueva York, escribiendo su siguiente novela.

Sin embargo, para festejar la salida al aire del programa Marilú y yo preparamos nuevamente las "tortas" y nos quedaron mucho más ricas.

A partir de 2003 cada año, al comenzar diciembre, mi querida Marilú y otras amigas nos reunimos temprano para preparar alrededor de 200 tortitas y por la noche van llegando otros invitados que se libraron de trabajar, pero para quienes las "tortas de navidad",  nombre con el que se conoce a la reunión de fin de año de la familia, forman parte de la tradición navideña. La receta, como viene en el libro, señala los siguientes ingredientes:
1 Lata de sardinas
1/2 chorizo
1 cebolla
Orégano
1 Lata de chiles serranos
10 teleras
La preparación la va platicando a lo largo del capítulo, pero en resumidas cuentas es como sigue:

"Hay que tener cuidado de freír el chorizo para las tortas a fuego muy lento, para que de esta manera quede bien cocido, pero sin dorarse excesivamente. En cuanto esté listo se retira del fuego y se le incorporan las sardinas, a las que con anterioridad se les ha despojado del esqueleto. Es necesario, también rasparles con un cuchillo las manchas negras que tienen sobre la piel. Junto con las sardinas se mezclan la cebolla, los chiles picados y el orégano molido. Se deja reposar la preparación, antes de rellenar las tortas".
La autora sugiere prepararlas con pan horneado en casa, pero si eso no es posible es recomendable hacer un pedido con anticipación en una buena panadería para que les hagan las teleras lo más pequeñitas posible (en la foto se puede notar la diferencia entre una telera y una telerita), pues se comen como bocadillos.

Después de varios años de experimentar con la receta, sugiero que además de la cebolla cruda, se agregue otro tanto de cebolla picada acitronada, que se mezcla con el chorizo (de cerdo, pollo o pavo) picado muy finamente y bien cocido. Si se consigue longaniza de buena calidad también se puede usar, aunque creo que el chorizo les va mejor. Sugiero hacer una prueba antes de animarse a preparar las que vaya a ofrecer a sus invitados, con el fin de logar equilibrio en los sabores, ya que si se preparan con chorizos pequeños puede predominar el sabor de la sardina. La proporción que a ha funcionado es por una lata de sardinas de 425 g, un chorizo de pavo de 100 g).
Ingredientes para mi versión de "Tortas de Navidad":
chorizo (de pavo), sardinas con aceite y con jitomate,
el doble de cebolla que indica la receta original, orégano,
chiles serranos frescos y en escabeche y teleras pequeñas.

Si se preparan un día antes, como lo hace Tita, la protagonista de la novela, se deben cubrir con un paño húmedo. Antes de servirlas se hornean unos minutos para comerlas calientes. Si se acompañan con una ensalada verde de lechuga y espinaca, aderezada con una buena vinagreta, el sabor se potencia. Los adultos por lo regular comen entre tres y cuatro, los jóvenes que desde noviembre esperan esta fiesta se comen durante toda la noche más de cinco.

Aunque en la receta los chiles serranos encurtidos van picados, lo que agrega un toque de acidez muy rico a la mezcla, es buena idea separar una parte sin chile (agregarle unas gotas de limón o un chorrito de vinagre) y colocar las tortitas en platones en los que se indique cuáles son las picantes.

Si los invitados a esta sobremesa se animan a prepararlas me encantaría que me dejaran un comentario aquí y en el artículo publicado en Suite 101.

¡Buen provecho!

miércoles, 17 de noviembre de 2010

La cocina mexicana, patrimonio cultural inmaterial, por Yuriria Iturriaga, en La Jornada

Ayer publiqué la información difundida en el sitio de la Unesco relacionada con la inscripción de la Cocina tradicional mexicana en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (PCI) e incluí otras entradas dedicadas a cuatro elementos más, relacionados con la cultura alimentaria, con el fin de que los invitados a esta Sobremesa tengan esta información a la mano y conozcan lo que los Estados miembros presentaron para apoyar sus candidaturas.
En el artículo publicado en Suite 101 "Cocina tradicional mexicana ¿ahora sí a la lista de la Unesco?, cité a la antropóloga Yuriria Iturriaga, quien participó en la preparación del expediente presentado por primera vez ante el Comité Intergubernamental de Salvaguardia del PCI. Al final incluí la siguiente reflexión:
¿Quién capitalizará sus beneficios? Sin duda políticos, funcionarios públicos y personalidades de la gastronomía y el sector turismo. No obstante, es deseable que repercuta en la calidad de vida de quienes mantienen vivas estas tradiciones, pese a las crisis económicas, políticas, educativas, de salud y laborales que parecen ensañarse con la gente buena y trabajadora de estos dos estados y de todo el país.
Ahora reproduzco un fragmento del artículo de la antropóloga Yuriria Iturriaga, que podrán terminar de leer en el diario La Jornada.

Reconocimiento de la UNESCO
La cocina mexicana, patrimonio cultural inmaterial
Yuriria Iturriaga
Foto
Muestra gastronómica de Michoacán en el Antiguo Colegio Jesuita de PátzcuaroFoto La Jornada
 
Podríamos alegrarnos de la inclusión del expediente mexicano sobre cocina en la lista representativa para la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial (PCI) si no fuera, entre otras cosas, porque las medidas de salvaguarda, que exige la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para otorgar la declaración de patrimonio mundial a un elemento cultural, en el caso del expediente mexicano no sólo no se presentan como compromisos del gobierno, sino como propuestas de la ONG Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, Sociedad Civil (lucrativa), y son medidas que consisten en sacar de sus comunidades a las cocineras tradicionales, darles cursos de higiene, técnicas culinarias, administración de empresas y publicidad, para que sus “miniempresas sean sembradas en las rutas turísticas” (sembradas entre los restaurantes de nouvelle cuisine mexicana que erigirán los firmantes del proyecto y sus apoyos).
Porque, ¿cómo pretender salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial y material que representan los saberes ancestrales del cultivo y procesamiento de los insumos de la tierra y las aguas, y las formas refinadas del consumo (con sus cientos de objetos: textiles, cerámica, cestería, vidrio, madera, realizados durante el descanso del campo) para ennoblecer el acto de comer como un reconocimiento a los dioses pródigos, presuponiendo que el desarrollo comunitario se propicia con miniempresas sembradas por donde pasa el turismo y suponiendo que las cocineras tradicionales son antihigiénicas y sus técnicas obsoletas?
Estaríamos felices si los miembros del Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del PCI se hubieran tomado la molestia de leer atentamente la propuesta del paradigma michoacano y hubieran recomendado al gobierno mexicano integrar todas las cocinas tradicionales del país, como un hecho y no como un proyecto de repetición de un modelo; si hubieran recomendado revisar el concepto de PCI, que rubricó el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia para la presentación oficial ante la UNESCO del expediente realizado por particulares reunidos en una ONG y responsables absolutos de las medidas de salvaguarda.
Seguir leyendo en la Sección de Opinión de La Jornada

martes, 16 de noviembre de 2010

Cocina tradicional mexicana. Inscrita en la Lista Representativa 2010 del Patrimonio Cultural Inmaterial

La cocina tradicional mexicana, cultura comunitaria, ancestral y viva - El paradigma de Michoacán

Inscrito en 2010 sobre la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
Pais(es): México

Identificación

Descripción

photo
La cocina tradicional mexicana, cultura comunitaria, ancestral y viva - El paradigma de Michoacán
©2006 A. Ríos / Secretaría de Turismo del Estado de Míchoacán.
La cocina tradicional mejicana es un modelo cultural completo que comprende actividades agrarias, prácticas rituales, conocimientos prácticos antiguos, técnicas culinarias y costumbres y modos de comportamiento comunitarios ancestrales. Esto ha llegado a ser posible gracias a la participación de la colectividad en toda la cadena alimentaria tradicional: desde la siembra y recogida de las cosechas hasta la preparación culinaria y degustación de los manjares. Los elementos básicos del sistema son: el maíz, los fríjoles y el chile; métodos de cultivo únicos en su género, como la milpa (cultivo por rotación del maíz y otras plantas, con roza y quema del terreno) y la chinampa (islote artificial de cultivo en zonas lacustres); procedimientos de preparación culinaria como la nixtamalización (descascarillado del maíz con agua de cal para aumentar su valor nutritivo); y utensilios especiales como metates y morteros de piedra. A los productos alimentarios básicos se añaden ingredientes autóctonos como tomates de variedades diversas, calabazas, aguacates, cacao y vainilla. El arte culinario mexicano es muy elaborado y está cargado de símbolos: las tortillas y los tamales consumidos diariamente forman también parte de las ofrendas realizadas el Día de Muertos. En el Estado de Michoacán y en todo México se pueden encontrar agrupaciones de cocineras y de otras personas practicantes de las tradiciones culinarias que se dedican a la mejora de los cultivos y de la cocina tradicional. Sus conocimientos y técnicas son una expresión de la identidad comunitaria y permiten fortalecer los vínculos sociales y consolidar el sentimiento de identidad a nivel nacional, regional y local. Los esfuerzos realizados en Michoacán para preservar la cocina tradicional destacan también la importancia que ésta tiene como medio de desarrollo sostenible.

Decisión 5.COM 6.30

The Committee (…) decides that [this element] satisfies the criteria for inscription on the Representative List, as follows:
  • R1: La cocina tradicional mexicana es un elemento fundamental de la identidad cultural de las comunidades que la practican y transmiten de generación en generación.
  • R2: Su inscripción en la Lista Representativa podrá incrementar la notoriedad del patrimonio cultural inmaterial y fomentar el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana.
  • R3: Las medidas de salvaguardia aplicadas actualmente, así como las previstas para el futuro, comprenden la realización de consultas y proyectos de investigación, así como una formación práctica, con el apoyo del Estado y las comunidades interesadas.
  • R4: Los que practican esta tradición culinaria han participado activamente en el proceso de preparación de la candidatura y han otorgado su consentimiento libre, previo y con conocimiento de causa.
  • R5: La cocina tradicional mexicana está incluida en el Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial de México administrado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.
Información tomada del sitio de la Unesco

Felicidades

La elaboración del pan de especias en el norte de Croacia. Inscrito en la Lista Representativa 2010 del Patrimonio Cultural Inmaterial

La elaboración del pan de especias en el norte de Croacia

Inscrito en 2010 sobre la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
País(es): Croacia

Identificación

Descripción

photo
La elaboración del pan de especias en el norte de Croacia
©2008 by Ministry of Culture
La tradición de la elaboración del pan de especias surgió en algunos monasterios europeos en la época medieval y se extendió a Croacia, donde se convirtió en una actividad artesanal. Los artesanos que elaboraban este pan, asentados en el norte del país, se dedicaban también a la fabricación de velas y miel. El procedimiento de elaboración del pan de especias exige habilidad y celeridad a la vez. La receta utilizada por todos los artesanos es la misma: hacen una masa con harina, agua, azúcar y bicarbonato sódico y le añaden las especias indispensables. La masa se coloca en moldes, se cuece, se seca y se pinta con colorantes alimentarios. Cada artesano ornamenta el pan a su guisa, con imágenes, espejitos, versos y mensajes. Lo más corriente es que se le dé la forma de un corazón y que se prepare para las bodas, ornamentado con los nombres de los recién casados y la fecha del casamiento. Cada artesano ejerce su oficio en una zona determinada, sin que su actividad se interfiera con la de otros. La técnica de elaboración del pan se ha venido transmitiendo de generación en generación desde muchos siglos atrás, en un principio solamente entre hombres, pero hoy en día las mujeres son también depositarias de esta tradición. Con el correr del tiempo, el pan de especias se ha convertido en uno de los símbolos más notorios de la identidad croata. Actualmente, los artesanos que lo fabrican figuran entre los participantes más importantes en todo tipo de fiestas, eventos y reuniones locales, y su presencia confiere a las poblaciones locales un sentimiento de identidad y continuidad.

Decisión 5.COM 6.10

The Committee (…) decides that [this element] satisfies the criteria for inscription on the Representative List, as follows:
  • R1: El pan de especias del norte de Croacia, ofrecido como regalo, vendido en los mercados y usado como elemento decorativo navideño, es un elemento reconocido por la comunidad como parte integrante de su patrimonio cultural inmaterial cuyas funciones tradicionales se han adaptado a la época actual.
  • R2: Su inscripción en la Lista Representativa podrá contribuir a la notoriedad del patrimonio cultural inmaterial en el mundo entero, así como a promover el respeto de la creatividad humana y del diálogo intercultural, gracias a la analogía con prácticas culinarias similares.
  • R3: Las medidas de salvaguardia adoptadas y planeadas tienen en cuenta las prioridades establecidas por la comunidad y, además, el Estado ha contraído el compromiso de salvaguardar la tradición mediante una legislación protectora y un apoyo administrativo.
  • R4: Los artesanos han participado en la determinación de las medidas necesarias para perpetuar el arte de la elaboración del pan de especias, incluso mediante modalidades innovadoras de transmisión de la tradición, y han otorgado su consentimiento libre, previo y con conocimiento de causa a la presentación del expediente de candidatura.
  • R5: El arte tradicional de la elaboración del pan de especias está inscrito en el Registro de Bienes Culturales de la República de Croacia administrado por el Ministerio de Cultura.
Información tomada del sitio de la Unesco

Felicidades

La sohbet, reunión tradicional. Inscrita en la Lista Representativa 2010 del Patrimonio Cultural Inmaterial

La sohbet, reunión tradicional

Inscrito en 2010 sobre la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
País(es): Turquía

Identificación

Descripción

photo
La sohbet, reunión tradicional
©Information and Documentation Center of Folk Culture/Ministry of Culture and Tourism
La sohbet es una reunión tradicional que desempeña un papel esencial en la transmisión de la literatura, las danzas y músicas populares, las representaciones escénicas rurales y los valores sociales de Turquía. Los hombres turcos se suelen reunir regularmente en casas o locales, sobre todo en invierno, para discutir problemas locales de índole social y cultural, salvaguardar las tradiciones y fomentar la solidaridad, el respeto mutuo y el sentimiento de comunidad. Estas reuniones pueden ir acompañadas de la interpretación de músicas y danzas, así como de representaciones escénicas, de las que disfrutan todos los presentes mientras degustan platos de la cocina local. Una sohbet puede durar hasta el amanecer. En este tipo de reuniones pueden participar todos los hombres mayores de 15 ó 16 años, sean cuales sean su etnia, religión o condición social, y solamente se requiere que pertenezcan a familias honradas, sean dignos de confianza, respeten a sus mayores, no se jueguen el dinero y no se muestren en público en estado de ebriedad. Los miembros de una sohbet pueden ser penalizados con una multa si faltan a una reunión, a no ser se den circunstancias atenuantes. Las madres y esposas incitan a sus hijos y maridos a que acudan a estas reuniones por los beneficios sociales y culturales que aportan. Las comunidades adeptas de esta práctica cultural suelen tener entre cinco y treinta miembros y están encabezadas por un jefe nombrado por votación o propuesto por los más ancianos. Todos los miembros de la comunidad tienen los mismos derechos y obligaciones. La sohbet cumple una importante función educativa, ya que es un vector de transmisión de valores éticos como la justicia social, la tolerancia, la benevolencia y el respeto.

Decisión 5.COM 6.44

The Committee (…) decides that [this element] satisfies the criteria for inscription on the Representative List, as follows:
  • R1: La sohbet es una práctica social que ofrece a los miembros de la comunidad un foro para mantener vivas sus tradiciones orales, transmitir su historia y compartir sus valores culturales, confiriéndoles al mismo tiempo un sentimiento de identidad y continuidad.
  • R2: La inscripción de la sohbet en la Lista Representativa podrá reforzar la cohesión social y el respeto mutuo entre las comunidades, contribuyendo al mismo tiempo a dar una mayor notoriedad al patrimonio cultural inmaterial.
  • R3: Las autoridades turcas y las comunidades interesadas han previsto realizar esfuerzos para salvaguardar este elemento cultural, que tienen por objeto llevar a cabo una labor de investigación y documentación, alentar la organización de estas reuniones tradicionales con mayor frecuencia y proporcionar locales donde éstas puedan celebrarse.
  • R4: El expediente de candidatura se ha preparado con la participación de las comunidades y agrupaciones interesadas mediante la celebración de una serie de reuniones de consulta y, además, aporta la prueba de que todas ellas han otorgado su consentimiento libre, previo y con conocimiento de causa.
  • R5: Muchas variedades locales de sohbet están inscritas en el Inventario Nacional Turco del Patrimonio Cultural Inmaterial, establecido bajo los auspicios del Ministerio de Cultura y Turismo.
Información tomada del Sitio de la Unesco

Felicidades

La comida gastronómica de los franceses. Inscrita en la Lista Represetativa del Patrimonio Cultural Inmaterial

La comida gastronómica de los franceses

Inscrito en 2010 sobre la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
País(es): Francia

Identificación

Descripción

photo
La comida gastronómica de los franceses
©Camille Dequilt, 2009
La comida gastronómica de los franceses es una práctica social consuetudinaria que tiene por objeto celebrar los acontecimientos más importantes de la vida de personas y grupos, como nacimientos, matrimonios, cumpleaños, éxitos y reencuentros. Es una comida festiva en la que los comensales reunidos practican el arte del buen comer y del buen beber. La comida gastronómica subraya la importancia que tienen el hecho de sentirse a gusto juntos, el placer de degustar manjares y bebidas, y la armonía entre los seres humanos y los productos de la naturaleza. Sus elementos más importantes comprenden, entre otros, los siguientes: una selección cuidadosa de los platos que se van a preparar, escogiéndolos entre los de un recetario en aumento constante; la compra de productos de calidad, locales de preferencia, cuyos sabores concuerden; la armonización de los manjares con los vinos; la ornamentación de la mesa; y el acompañamiento del consumo de los platos con gestos específicos, como oler y catar. La comida gastronómica debe ajustarse a un esquema predeterminado: tiene que comenzar por un aperitivo y finalizar con la toma de una copa de licor, y debe comprender como mínimo cuatro platos: entremeses, pescado o carne con acompañamiento de verduras o legumbres, quesos y postre. Las personas reconocidas como gastrónomos, que poseen un conocimiento profundo de la tradición culinaria y preservan la memoria de ésta, velan por una práctica viva de los ritos gastronómicos y los transmiten, oralmente o por escrito, a las generaciones más jóvenes. La comida gastronómica contribuye al estrechamiento de los lazos familiares y amistosos, y en un plano más general refuerza los vínculos sociales.

Decisión 5.COM 6.14

The Committee (…) decides that [this element] satisfies the criteria for inscription on the Representative List, as follows:
  • R1: La comida gastronómica de los franceses desempeña una función social activa en la comunidad interesada y se transmite de generación en generación como parte integrante de su identidad.
  • R2: Su inscripción en la Lista Representativa podrá contribuir a una mayor notoriedad del patrimonio cultural inmaterial, en calidad de catalizador del respeto mutuo y del diálogo intercultural.
  • R3: Las medidas de salvaguardia ponen de manifiesto el compromiso contraído por la comunidad, las autoridades francesas y diversas organizaciones no gubernamentales para fortalecer su transmisión, en particular por intermedio del sistema educativo, y fomentar al mismo tiempo los trabajos de investigación y las actividades de promoción.
  • R4: El expediente de candidatura se ha presentado después de una amplia y dinámica participación de comunidades de todo el país en reuniones, debates y encuestas. Además, un gran número de instituciones y asociaciones han otorgado su consentimiento libre, previo y con conocimiento de causa.
  • R5: La comida gastronómica de los franceses está inscrita en el Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial de Francia establecido por la Misión de Etnología del Ministerio de Cultura.
Información tomada del sitio de la Unesco

Felicidades

La dieta mediterránea. Inscrita en la Lista Representativa 2010 del Patrimonio Cultural Inmaterial

La dieta mediterránea

Inscrito en 2010 sobre la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
País(es): España - Grecia - Italia - Marruecos

Identificación

Descripción

photo
La dieta mediterránea
©2003 par J. Mercader Anglada
La dieta mediterránea es un conjunto de competencias, conocimientos, prácticas y tradiciones relacionadas con la alimentación humana, que van desde la tierra a la mesa, abarcando los cultivos, las cosechas y la pesca, así como la conservación, transformación y preparación de los alimentos y, en particular, el consumo de éstos. En el modelo nutricional de esta dieta, que ha permanecido constante a través del tiempo y del espacio, los ingredientes principales son el aceite de oliva, los cereales, las frutas y verduras frescas o secas, una proporción moderada de carne, pescado y productos lácteos, y abundantes condimentos y especias, cuyo consumo en la mesa se acompaña de vino o infusiones, respetando siempre las creencias de cada comunidad. La dieta mediterránea –cuyo nombre viene de la palabra griega diaita, que quiere decir modo de vida– no comprende solamente la alimentación, ya que es un elemento cultural que propicia la interacción social, habida cuenta de que las comidas en común son una piedra angular de las costumbres sociales y de la celebración de acontecimientos festivos. La dieta mediterránea ha originado además un conjunto considerable de conocimientos, cantos, refranes, relatos y leyendas. Asimismo, está arraigada en una actitud de respeto hacia la tierra y la biodiversidad y garantiza la conservación y el desarrollo de actividades tradicionales y artesanales vinculadas a la agricultura y la pesca en muchas comunidades de países del Mediterráneo, como Soria en España, Koroni en Grecia, Cilento en Italia y Xauén en Marruecos. Las mujeres desempeñan un papel fundamental tanto en la transmisión de prácticas y conocimientos específicos sobre rituales, gestos y celebraciones tradicionales, como en la salvaguardia de técnicas.

Decisión 5.COM 6.41

The Committee (…) decides that [this element] satisfies the criteria for inscription on the Representative List, as follows:
  • R1: La dieta mediterránea es un conjunto de prácticas tradicionales, conocimientos y competencias que se han venido transmitiendo de generación en generación y que confieren un sentimiento de pertenencia y continuidad a las comunidades interesadas.
  • R2: Su inscripción en la Lista Representativa podrá dar una mayor notoriedad a la diversidad del patrimonio cultural inmaterial y propiciar el diálogo intercultural a nivel regional e internacional.
  • R3: En el expediente de candidatura se describen los esfuerzos para salvaguardar este elemento cultural por cada uno de los países interesados, así como un plan para la adopción de medidas transnacionales encaminadas a garantizar su transmisión a las generaciones más jóvenes y a promover la sensibilización del público a la importancia de la dieta mediterránea.
  • R4: La presentación de la candidatura ha sido el resultado de una estrecha colaboración entre entidades oficiales de los cuatro Estados interesados y ha contado la participación activa de diferentes comunidades, habiéndose aportado además la prueba de que éstas han otorgado su consentimiento libre, previo y con conocimiento de causa.
  • R5: La dieta mediterránea se ha inscrito ya en los inventarios del patrimonio cultural inmaterial de los cuatro Estados interesados y se va a incluir en un inventario transnacional del Mediterráneo que se halla en curso de elaboración.
Información tomada del sitio de la Unesco

Felicidades



viernes, 12 de noviembre de 2010

Mercado de la colonia Postal. Fiesta y regalos a la lealtad de los clientes


Así lució el Mercado de la colonia Postal este 12 de noviembre, en que
se celebra el Día del Cartero y, por tanto, el día de este mercado ubicado 
en la Delegación Benito Juárez, del Distrito Federal.



El mejor lugar para comer tacos de barbacoa es "Las Rosas del Sur".
Los fines de semana hay que esperar a que quede un lugar libre para disfrutar
del consomé, los tacos dorados o suaves, quesadillas y otros antojitos, acompañados
con las más deliciosas salsas: pico de gallo, borracha, guacamole y de habanero.


Verduras enteras o picadas para la sopa, el caldo o el puchero; para comer
crudas o cocidas en ensaladas y guisados.

Los clientes tienen varios puestos para escoger. La calidad de los productos,
la limpieza y la actitud de servicio de los marchantes hacen
la diferencia.


Asado, al mojo de ajo, rebozado, empanizado, en cebiche, a la veracruzana,
a la vizcaína, a la talla, relleno; crudo para sushi, entero, con la cabeza
para la sopa, fileteado o en trozo, el pescado fresco no puede faltar en la dieta familiar.


Hábiles y amables los marchantes de una de las seis pollerías
del mercado. Con este frío se antoja un buen caldo de pollo.


No hay festejo sin pastel y en la panadería del mercado los clientes
se llevaron una buena rebanada del gran pastel de vainilla, fresas y crema.


 Para alegrar el día, Marlén siempre tiene las plantas de sol o de sombra,
de hojas perennes o con flores.


Los marchantes agradecen la lealtad de sus clientes obsequiándoles utensilios de cocina, recipientes de plástico y varios objetos más o de plano un pilón en lo que lleve.

martes, 9 de noviembre de 2010

El día de Muertos / Ziua Morţilor / Day of the Dead, en Contemporary Literary Horizon


Perspectives: María Eugenia Mendoza (México)
EL DIA DE MUERTOS / ZIUA MORŢILOR
DAY OF THE DEAD
 
Dicen que los mexicanos nos burlamos tanto de la muerte, que hasta nos la comemos en forma de calaveritas de azúcar, amaranto o chocolate, esos dulces tradicionales que se integran a la ofrenda, junto a platillos y bebidas regionales, flores, papel picado, velas, fotografías y elementos que distinguían los gustos y aficiones del difunto, para recordarlo en el Día de Muertos.
   El carácter festivo que le imprimen los colores, aromas, texturas y formas a la ofrenda, así como la algarabía propia durante la preparación de los alimentos, el armado y adorno de la ofrenda, contrasta con la solemnidad de mantener en la memoria a los seres queridos que ya no pertenecen al mundo de los vivos.
    El espíritu de la fiesta de muertos, en las comunidades rurales, está íntimamente ligado a la celebración de la cosecha, por lo que dependerá de la abundancia o escasez la cantidad de alimentos y objetos a ofrendar.
   Esta celebración aparece en los calendarios maya y mexica, en el mes de noviembre. Sobrevive a la conquista, la colonia y a la aculturación presente en prácticamente todas las sociedades actuales que han adoptado la noche de brujas y todo el sentido comercial del halloween.
...

   Se spune că noi, mexicanii, luăm în derâdere atât de mult fenomenul morţii, încât consumăm sub formă de cranii de zahăr sau de ciocolată, acele dulciuri tradiţionale ce se aşază pe altarul decedatului - alături de mâncăruri şi băuturi tradiţionale, flori, confeti, lumânări, fotografii şi lucruri legate de gusturile şi pasiunile acestuia – comemorându-l în acest fel în Ziua Morţilor.
   Caracterul festiv pe care îl conferă culorile, aromele, aranjamentul şi formele - altarului, precum şi agitaţia din timpul preparării alimentelor, pregătirii şi împodobirii altarelor, contrastează cu solemnitatea rememorării persoanelor iubite ce nu mai aparţin acestei lumi.  
   În comunităţile rurale, obiceiul sărbătorii morţilor, este strâns legat de serbarea recoltei, de a cărei abundenţă sau sărăcie va depinde  cantitatea de alimente şi obiecte ce vor fi împărţite.
   Această sărbătoare este consemnată în calendarul maya şi mexican în luna noiembrie. Ea a subzistat cuceririlor, colonizărilor şi aculturaţiilor prezente practic în toate societăţile actuale ce au adoptat noaptea vrăjitoarelor precum şi întregul caracter comercial al halloween-ului.

Traducere şi adaptare: Daniel Dragomirescu
...

  It is said that we, Mexicans, make such a mock of the death, that we even eat skulls of sugar or chocolate, which are traditional sweets that are laid on private sanctuaries – alongside with traditional foods and drinks, flowers, confetti, photos and things that reflect the tastes and hobbies of the departed – in order to commemorate them during the Day of the Dead.
   The festive air given by the colours, flavours, materials and shapes to the sanctuary, as well as the broil - caused during the food preparation, the arranging and the adorning of the sanctuaries - contrasts with the ceremonial of remembering the beloved ones who no longer belong to this world. 
   Within the rural communities, this tradition of celebrating the dead is bound up with the Harvest Festival, because of its opulence or poorness depends the quantity of food and objects that are to be offered.
   This holy day is registered into the Mayan and Mexican calendar in November. It subsisted the conquests, colonizations and acculturations present in all current societies that have embraced the witches’ night as well as the whole comercial character of the halloween. 
  
Translator: Cristina Neculai
   MA Student, MTTLC, Bucharest University
 
Leer el texto completo, publicado el 4 de noviembre en Contemporary Literary Horizon

También fue publicado en el número 5 (19) septiembre-octubre 2010, de la revista Orizont Literar Contemporan
 

domingo, 7 de noviembre de 2010

Cocina tradicional mexicana: expediente en evaluación. Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

video
 Video Cocina tradicional mexicana, realizado por

Michoacán está en la mira de muchos por diferentes motivos, aquí deseo resaltar dos: la celebración del 11 al 27 de noviembre del XXII Festival de Música de Morelia Miguel Bernal Jiménez y la inscripción de la cocina tradicional mexicana en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Cocina.

Ambos eventos reflejan el trabajo decidido de grupos comprometidos con la cultura y eso me lleva a pensar que con la paz.

El expediente presentado por la doctora Gloria López Morales, presidenta del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, a principios de este año ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), seguramente ya ha sido evaluado y en la reunión que se llevará a cabo del 15 al 19 de noviembre, en Nairobi, Kenya, se conocerá el fallo. Dicho expediente, que puede conocerse en el sitio de la UNESCO, contiene:
  1. Formato de inscripción a la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial (inglés / francés)
  2. Consentimiento de las comunidades (inglés / español)
  3. Diaporama (10 fotografías)
  4. Video (inglés)
  5. Proyecto de Decisión (inglés / francés)
En relación con el XXII Festival de Música de Morelia, su organización sin duda representa un enorme esfuerzo para llevar a la capital michoacana lo mejor de la música mexicana y del mundo, así como diferentes manifestaciones culturales alrededor de ella.

De acuerdo con el programa habrá, además de musica: ballet, conferencias, fotografía, elaboración y exhibición de tapetes florales y una cata de mezcal. Todo el festival será un digno homenaje a Miguel Bernal Jiménez, por el centenario del nacimiento  del extraordinario compositor, músico y musicólogo, nacido 26 de febrero de 1910, en Morelia, Michoacán.



Estos eventos que involucran aspectos culturales tan importantes como la música y la gastronomía, conformadores de identidad, llevan a pensar en pueblos trabajadores, celosos de sus tradiciones e ingeniosos para realizar innovaciones.