domingo, 3 de octubre de 2010

Feria Nacional del Mole, en San Pedro Atocpan, Milpa Alta


Fotografía de Ignacio Urquiza,
tomada del libro "El sabor de México", de Patricia Quintana

En el pueblo de San Pedro Atocpan, en la Delegación Milpa Alta del Distrito Federal, se lleva a cabo del día 2 y hasta el 24 de octubre la tradicional Feria Nacional del Mole, que este año llega a su edición número 34.

En esta feria, como en todas las ferias gastronómicas, los visitantes tendrán oportunidad de probar variedades y sazones de productores de mole y restauranteros que lo mismo ofrecen platillos preparados para degustar en el ambiente festivo de la feria, que mole en pasta o polvo para llevar a casa.

Y aunque Puebla, con su emblemático mole poblano y Oaxaca, con sus siete moles, entre el que sobresale el negro, son los estados que se llevan las palmas en materia de moles, San Pedro Atocpan no se queda atrás, con su especialidad de mole almendrado, en el que los 27 ingredientes, entre chiles, especias, verduras, frutas, chocolate y otros más, le han hecho ganarse un lugar en el gusto de quienes saben de cocina mexicana.

Esta feria, organizada por productores y comerciantes de este singular pueblo, enclavado en una delegación política del Distrito Federal en donde la agricultura juega un papel importante, espera recibir alrededor de quinientos mil visitantes.

Cabe mencionar, que en la conferencia de prensa para anunciar la celebración de esta feria, Alejandro Rojas, Secretario de Turismo del Distrito Federal, informó que se está tramitando la inclusión de San Pedro Atocpan y su feria nacional en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por parte de la UNESCO.


Como ama de casa, me parece una fortuna que contemos con los moles preparados por expertos, así podemos ahorrarnos muchos pasos, desde la compra de tantos ingredientes hasta cocinar durante dos o tres horas el mole ya preparado, pasando por la tostada y desvenada de chiles; freír por partes cebollas y ajos (retirar de la cazuela con manteca y reservar) pasar a los ingredientes secos como las almendras, ajonjolí, ciruelas y otras frutas y moler todo cuando esté en su punto. Por supuesto que es fascinante todo el ritual y deliciosísimo el resultado, pero en un sentido práctico, insisto, es maravilloso que existan los moles en polvo y en pasta .

Quien asista a la feria podrá preguntar a los productores los secretos para preparar el mejor mole en casa, entre los que estarán, sin duda, un buen caldo de guajolote o pollo para disolver el mole de San Pedro Atocpan o de cualquier otra región del país y a partir de este mole preparar una enorme diversidad de platillos, como enchiladas, champandongo, romeritos, tamales, arroz con mole y por supuesto el mole para una boda y cualquier fiesta.





2 comentarios:

Basque-Land dijo...

Ah, this sounds like a great event to go to. I have never taken the time to make mole but I would like to so I can say I did. This article makes a person want to go to the event. Thank you and p.s. a hug to you!

María Eugenia dijo...

Querida Rozanna:
A mí también se me antoja mucho todo este ritual de preparación, con una amiga o con mis hijos, disfrutando cada paso. Mientras tanto espero ir a la feria dentro de unos días para surtir la despensa con diferentes moles.
Te mando un cariñoso saludo.