miércoles, 27 de octubre de 2010

Calaveritas, miniaturas de dulce y panes para la ofrenda de muertos



"Me da para mi calaverita", dicen los niños en las calles de la ciudad (aunque ahora también piden su halloween). Se supone que con las monedas que les dé el transeúnte adquirirán una o varias calaveritas dulces. En todos los mercados y dulcerías se ofrece una amplia variedad de calaveritas de azúcar, chocolate, amaranto y gomita, que además de adornar las ofrendas, son obsequiadas en la escuela o el trabajo con motivo del Día de Muertos.


Aunque toda ofrenda que se respete debe incluir alimentos preparados especialmente para honrar a los muertos de la familia parece que  la modernidad, con su falta de tiempo, espacio e incluso recursos para el festín, ofrece soluciones en miniatura, en este caso las elaboradas de dulce en las que se reproducen los platos más comunes, además de otros elementos artesanales. 


En todas las panaderías de la Ciudad de México se puede comprar la versión más común (en las zonas urbanas), del pan de muerto, ésta, la redondita, adornada con los "huesitos" y espolvoreada de azúcar granulada. Los hay de varios tamaños, desde individual hasta familiar. En algunos lugares lo hacen rellenos de cajeta, mermelada o crema pastelera o cubiertos con ajonjolí en lugar de azúcar. Acompañado con café negro o con leche, con chocolate caliente o frío, este pan forma parte de todas las ofrendas del Día de Muertos.

Fotografías tomadas por Larisa Argüero en la dulcería de Ivón Martínez y en la panadería "El 13", del mercado de la colonia Postal.




2 comentarios:

Basque-Land dijo...

Again, you teach me Maria. I love the bread with the "bones". My papi is buried far away and so I honor him at home with a special little table of his personal things and I am comforted by that. Hugs, Rozanna

María Eugenia dijo...

Querida Rozanna:
Me siento muy feliz por el tiempo que has dedicado a este blog y por tus amables comentarios.
He leído tus textos sobre tu papá, tu mamá y tu querida amiga y creo que con tus palabras y tus actos siempre estás honrando su memoria y compartiendo hermosos recuerdos de personas muy especiales.
Te mando un fuerte abrazo.