martes, 28 de septiembre de 2010

De "Un toque de canela". De Astronomía a Gastronomía


El abuelo decía que la palabra Gastrónomo ocultaba a la palabra Astrónomo.
De manera que mis lecciones de Astronomía involucraban el uso de especias.
Yo hablo. Tú pruebas y piensas. ¿De acuerdo?
Aquí vamos. La pimienta: cálida y quema.
El sol.
¿Qué vemos gracias al sol?
Todo.
Exacto. Es por eso que la pimienta va con toda la comida.
Después tenemos Mercurio.
Tambén es caliente.
Y después Venus.
Canela.
Venus fue la más hermosa de todas las mujeres.
Por eso la canela es dulce y amarga, tal como todas las mujeres.
Luego tenemos la Tierra. ¿Qué tenemos en la Tierra?
Vida.
Y ¿qué necesitamos para estar vivos?
Comida.
Y ¿qué hace más sabrosa la comida?
La sal.
Nuestras vidas también necesitan sal.
Ambas, comida y vida requieren sal para darles más sabor.
.
Deliciosa película que vale la pena ver por primera vez o volver a ver, ahora en casa, en compañía o a solas, de preferencia sin palomitas para que los aromas y sabores que el espectador evocará y casi puedo afirmar percibirá, como si salieran de la pantalla, no se contaminen con los de un producto salido del microondas.

El director griego Tassos Boulmetis ofrece una historia de amor, una oda a la memoria, su visión de la política y dramática de un hecho que separó a las familias griegas de los años sesenta que vivían en Estambul. Una obra que presenta la cotidianidad familiar, en la que la cocina, con sus secretos de familia, sus nuevos aparatos electrodomésticos, están presentes en todo su esplendor.

En el video atestiguamos una de las escenas más hermosas de la película, en donde el personaje, Fanis niño y su abuelo, en una atmósfera casi mágica debido a la magnífica iluminación y un diálogo sencillo, que se escucha hermosísimo en el idioma original, están inmersos en algo más que una clase de astronomía o gastronomía (palabra ésta que abarca y abraza a la primera), al reforzar vínculos familiares, vocaciones y compartir esos pequeños grandes secretos que dan sabor a la vida.


No hay comentarios: