sábado, 24 de julio de 2010

"Two fat ladies". Un gran programa de cocina


La animada entrada del programa de cocina, producido por la BBC, "Two fat ladies" (1996-1999) era una ingeniosa invitación a ver uno de los programas de gastronomía más interesantes, completos, divertidos y apetitosos que haya visto. Era protagonizado por dos mujeres británicas: Clarissa Dickson-Wright (1947) y Jennifer Paterson (1928-1999).

El programa iniciaba con la imagen de Jennifer y Clarissa viajando en una motocicleta, como la que aparece en la animación (Jennifer conducía), para llegar a diferentes destinos en el Reino Unido, a los que habían sido invitadas para preparar platillos que podían ser servidos en los diferentes tiempos de comida diaria o en un coctel o para una original cena de navidad caribeña.

Generalmente en sus recetas saladas no se regían por cantidades exactas, incluso, aunque eran conscientes de la cantidad excesiva de grasa que usaban (tocino, mantequilla o crema), se burlaban de las tendencias de la gastronomía actual de moderar su consumo. Cuando se trataba de postres, siempre hacían la recomendación de ser muy exactos en las cantidades propuestas. El capítulo dedicado a pasteles es una joya.

Las dos gorditas asistían al mercado local, buscaban a los pescadores para obtener los mejores y más frescos productos y cocinaban para comensales específicos, como para niñas de un colegio, los integrantes del coro de una catedral o para los miembros del equipo de canotaje de una universidad.

Las dos gorditas llevaban a la cocina, además de  recetas  que se antojaban deliciosas (aunque excesivamente grasosas y condimentadas) simpáticas anécdotas de sus viajes por todo el mundo, de las costumbres familiares y de la alta sociedad inglesa, así como información curiosa e interesante sobre los ingredientes usados en sus preparaciones. Ambas cocinaban, como lo hacen las amigas, en igualdad de circunstancias, cada una sus platillos, se ayudaban si era necesario y ninguna trataba de robar cámara o asumirse mejor cocinera.

Las cuatro temporadas del programa fueron transmitidas hace ya varios años por un canal de cable (People and Arts). Por fortuna en You Tube se pueden encontrar algunos capítulos, como el dedicado a desayunos, en el que por cierto Clarissa prepara huevos rancheros,  un plato muy mexicano, pero en su versión, además de la salsa picante les pone un picadillo de carne de res.

Programas de televisión como el de Jennifer y Clarissa (y los de Jamie Oliver) me gustan mucho, entre otras cosas, porque ofrecen a los televidentes consejos prácticos, recetas que pueden adaptarse a los gustos regionales; porque no son como muchos, en  los cuales  importa más hacer publicidad de los electrodomésticos y las marcas de ingredientes usados; pero fundamentalmente porque cuando los veo cocinando percibo el enorme placer que experimentan en cada momento del proceso, no dudan en probar para corregir el sazón y cuando tienen el platillo terminado frente a ellos son los más felices al saber que quienes los están comiendo están apreciando un trabajo en donde el amor está presente.





No hay comentarios: