miércoles, 30 de junio de 2010

Leche: un alimento casi indispensable


   -Ya estás lista. Ahora el desayuno.
   Pero si comer es horrible. Ante mí el plato mirándome fijamente sin parpadear. Luego la gran extensión de la mesa. Y después... no sé. Me da miedo que del otro lado haya un espejo.
   -Acaba de beber la leche.
Todas las tardes, a las cinco, pasa haciendo sonar su esquila de estaño una vaca suiza. (Le he explicado a Mario que suiza quiere decir gorda). El dueño la lleva atada a un cordelito, y en las esquinas se detiene y la ordeña. Las criadas salen de las casas y compran un vaso. Y los niños malcriados, como yo, hacemos muecas y la tiramos sobre el mantel.
   -Te va a castigar Dios por el desperdicio -afirma la nana.
   -Quiero tomar café. Como tú. Como todos.
   -Te vas a volver india.
   Su amenaza me sobrecoge. Desde mañana la leche no se derramará.

Fragmento de Balún-Canán, de Rosario Castellanos, Lecturas Mexicanas, México, FCE, 1983

Niña dequeña, Hidalgo (fotógrafa Lourdes Almeida), en
Los caminos de la leche, México, Liconsa, 1996
 
La leche de vaca ha sido un alimento prácticamente indispensable para los niños (vital lo califica alguna marca de lácteos en el país). Fría, caliente, natural o saborizada con azúcar o miel; con café o chocolate de a de veras o con polvos con sabor a éstos o a fresa o a vainilla; mezclada con frutas, entre las que el plátano es el más común, pero si es temporada de mamey no se debe dejar pasar.

Actualmente, aunque los niños sufran intolerancia a la lactosa, pueden consumir este alimento ya que en el mercado existen varias marcas de leche deslactosada, además de las ya muy conocidas bajas en grasa o de plano sin ella, así como sin colesterol y otras especialidades, no sólo para niños sino para cualquier edad. Sin embargo, cabe aclarar que existen otros problemas, como las alergias, para lo cual sólo el especialista puede ofrecer alternativas para este alimento.

Entre los programas sociales que existen en México (y se usan en muchas ocasiones con fines electorales) sobresale el Programa de Abasto Social de Leche, a cargo de Liconsa, cuyo objetivo debería ser apoyar "la nutrición de sectores vulnerables de la población del país, con leche fortificada de elevada calidad, que se distribuye en todo el territorio nacional a precio subsidiado..." Desgraciadamente no siempre le llega a quien más la necesita.

 
En el desayuno y la merienda, en la lonchera para el recreo, haciendo una nube sobre el café exprés, espumada para un delicioso capuchino caliente o frío o como ingrediente en una gran variedad de platillos y postres la leche está presente y se le reconoce como un alimento casi indispensable en la dieta de muchos mexicanos.

2 comentarios:

Ana dijo...

Hola María Eugenia, gracias por tu comentario en mi blog acerca de mis fotos. He visitado el tuyo y me ha encantado! Ahora soy seguidora. Es muy buen blog, felicidades!
Ana

María Eugenia dijo...

Querida Susi:
Muchísimas gracias por entrar a este espacio que pretende ser una extensión de la sobremesa, en donde lo mismo platicamos de los alimentos recientemente consumidos o de lo que hay alrededor de éstos.
Espero que todo esté muy bien en Australia y que las antologías Recuentos Urbanos y Entre gozos y rebozos sigan dando mucho de qué hablar.
Te mando un cariñoso abrazo.