lunes, 22 de marzo de 2010

Día mundial del agua

ONU-Agua dedica el Día Mundial del Agua en 2010 al tema de la calidad del agua con el objeto de demostrar que en la gestión de los recursos hídricos la calidad de ese recurso es tan importante como la cantidad.

El Día Mundial del Agua en 2010 tiene por objeto:
  • Fomentar la concienciación en cuanto a la conservación de ecosistemas sanos y del bienestar humano abordando los crecientes desafíos en relación con la calidad del agua que se plantean a la gestión de ese recurso, y
  • Dar mayor realce al tema de la calidad del agua exhortando a gobiernos, organizaciones, comunidades y personas en todo el mundo a que adopten medidas en relación con ese tema y realicen actividades de prevención de la contaminación, limpieza y rehabilitación, entre otras.
El agua, este 22 de marzo, es objeto de actos políticos y culturales en todo el mundo, en donde no faltarán discursos con datos alarmantes y propuestas que pocas veces aterrizarán para acabar con la desigualdad y la pobreza.

Quienes podemos disfrutar de una sobremesa en casa reconocemos, aunque quizá no siempre valoremos, todos los beneficios relacionados con tener agua corriente en el hogar para la preparación de los alimentos, mantener limpio el cuerpo y los espacios de la cocina y de la casa en general.

El origen de la vida, la evolución, la historia de cada paso de la humanidad por el mundo están relacionados, para bien y para mal con el agua.
En la cuenca de México, por ejemplo, se desarrollaron civilizaciones que compartían tecnologías y culturas muy avanzadas, que tenían en las chinampas una de sus manifestaciones más complejas y eficientes. "La agricultura azteca estaba basada en el cultivo de las chinampas, un sistema de agricultura intensiva altamente productivo formado por una sucesión de campos elevados dentro de una red de canales dragados sobre el lecho del lago. El sistema chinampero reciclaba de una manera muy eficiente los nutrientes acarreados por las lluvias de los campos agrícolas, a través de la cosecha de productos acuáticos de los canales. Así se obtenían cosechas abundantes que abastecían de alimentos a la población de la cuenca, estimada en varios millones de personas."* 

Actualmente en Xochimilco subsiste el sistema chinampero pero en el resto de la cuenca la urbanización ha transformado la otrora ciudad lacustre en una ciudad de ríos entubados, de altas concentraciones de población que lo mismo sufre por carecer de agua potable que por agresivas inundaciones.

*Exequiel Ezcurra, De las chinampas a las megalópolis, México, FCE, Colección La ciencia para todos, 2001

    No hay comentarios: